No lea esto; no es para usted

Muchas palabras, y nada que anime a leerlas. No hay un breve resumen, ni unas fotos atractivas; ni siquiera colorines por aquí y por allá. Así que no creo que existan demasiadas posibilidades de que alguien se tome la molestia de leer esta entrada. Empezando porque leer no es algo natural en el ser humano, que prefiere –porque le resulta más sencillo– oir sonidos más o menos melodiosos, contemplar un paisaje, bailar un determinado ritmo, o sencillamente pulsar un botón que le suministre cualquiera de las tres cosas anteriores sin que tenga que levantarse del sillón. Y siguiendo porque el común de los ‘homo sapiens’ apenas tiene una capacidad de concentración de 15 segundos. Ya me está saliendo demasiado largo este párrafo.

Sigue leyendo

Anuncios

3.652 días para jubilarme

Que nooooooo. Que no todas las entradas van a ser historias del ‘abuelo Cebolleta’, presumiendo de lo mucho que ha vivido o de la purrela de años que ha cumplido. Pero esa edad provecta sí que me permite asistir una y otra vez a las mismas situaciones que hacen de cada semana un calco de la anterior. Y lo digo como queja, que conste. No soy de esos imbéciles que todavía, después de la que está cayendo, salen con aquello de “virgencita, virgencita, que me quede como estoy…”. Que se queden ellos igual de tarados no debería de preocuparnos, salvo por el hecho de que no son mudos, ni mancos, y o bien lo vocean en el bar o en el pasillo de la oficina, o bien lo garrapatean en su columna semanal.

Sigue leyendo

Cartelicos aleccionadores I

(Un resumen de los enviados a los amigos y conocidos en los últimos tres años)

Ford: fabricación ordinaria, reparación diaria

Un viejo chiste de mi época escolar bromeaba sobre el significado de las siglas de la compañía estadounidense de automóviles Ford, atribuyéndoles un injusto, pero gracioso “fabricación ordinaria, reparación diaria”. Fuera de bromas, mientras zurcía esta mañana el descosido en la entrepierna de unos pantalones –sí, se me da bien coser, y hasta podría pensarse que me gusta– andaba pensando en la paupérrima calidad que tiene hoy en día las prendas textiles. Probablemente nunca han existido mejores materias primas en la historia de la humanidad, pero lo que es la fabricación está apenas un punto por encima de desastrosa y, ya hace tiempo, dos o tres por debajo de inaceptable.

Sigue leyendo

‘Cortos de Fondos’ 1/258

Noble recientemente arruinado, por la rara manía de publicar telegráficamente fragmentos de su escasa y poco interesante obra literaria, pero al que por un curioso y no exento de gracia azar del destino le han correspondido algunos dineros en la curiosa lotería de los tiempos, con la que entretiene sus ocios, ya dispuesto a arruinarse tranquilamente de nuevo, de la forma más amable, lenta y entretenida que alcance a adivinar busca paje femenino que le atienda y acompañe en algunas de sus idas y venidas por ésta y otras cortes.

A estas alturas, las condiciones requeridas deberían de estar claras.