Todos y ninguno

No es mío, que conste. Pero hace poco he encontrado, entre una barahunda de cajas de puros llenas de recortes de periódicos y anotaciones de mi puño y letra, libretillas de diversos tamaños llenas de esbozos de relatos, y un sinfín de posavasos, cajas de cerillas, ‘post-its’, servilletas de bar y hasta ‘metrobuses’, todos ellos garabateados por mi, una nota manuscrita de Jesús Martín, en su día redactor-jefe mío en un par de medios de comunicación impresos, en la que contaba la historia de cuatro personas, cuyos nombres eran Alguien, Cualquiera, Ninguno y Cada Uno.

Sigue leyendo

Anuncios

‘Cortos de Fondos’ 19/258

La bella, como en el cuento, se enamoró de la bestia. Se entregó sin titubeos, y merced a los beneficios de la recién conocida pasión amorosa la bestia se transformó en un hermoso ser, cuyos encantos hicieron palidecer el atractivo de la bella, quien, molesta, emprendió la búsqueda desesperada de una auténtica bestia a la que amar.

Cartelicos aleccionadores X

(Un resumen de los enviados a los amigos y conocidos en los últimos tres años)

Marcel Hicter (1918-1979) Economista y político belga

“Trabajar viene del latín vulgar ‘tripaliare’, que quiere decir torturar con un ‘tripalium’, un instrumento compuesto por tres barrotes puntiagudos sobre los que se ataba a los recalcitrantes para hacerles conocer la alegría del trabajo y obligarles a tener más respeto por la sociedad”.

Cartelicos aleccionadores IX

(Un resumen de los enviados a los amigos y conocidos en los últimos tres años)

‘Cortos de Fondos’ 17/258

Apenas unos meses después del primer alunizaje del ser humano, cuando empezaron a hacerse populares las primeras fotografías del hombre en la Luna, alguien reparó que las suelas rayadas de Armstrong y Aldrin, los astronautas cuyas botas se conservaban en el museo de la NASA, jamás podían haber dejado aquellas huellas de rombos que todos recordamos impresas sobre el blanquecina suelo alrededor de la bandera estadounidense, y de ésta al módulo lunar. Pero nadie se tomó en serio aquel detalle sin importancia.