Carteles aleccionadores IV

(Fin del resumen de los enviados a los amigos y conocidos en los últimos tres años. A partir de ahora, nuevos…)

Anuncios

‘Soy tu padre’ y te debo un consejo

La ‘fuerza’ estará contigo siempre… pero por si acaso, no dejes de ir al gimnasio, ni de comer lentejas, que nunca se sabe. Esta, y no otro, es la recomendación que Darth Vader debería haberle hecho a su hijo, de no ser porque nada más encontrarse se liaron a golpes, o para ser más precisos a espadazos. De luz, pero espadazos al fin y a la postre; que un haz de laser de esos te secciona la femoral lo mismo que la mejor navaja cabritera de Albacete. Su ventaja es que, al mismo tiempo, te cauteriza la herida…

Sigue leyendo

‘Cortos de Fondos’ 5/258

Recibió al tercero de la tarde, en puridad su primero, “por gaoneras”. Esto es, de frente, inmóvil, echando lentamente hacia la izquierda el capote, cogido con las dos muñecas, muy juntas, y elevándolo para, haciendo pasar brevemente el brazo derecho sobre su rostro, dejar caer ambos a su espalda y ofreciendo de este modo su escueto pero musculoso cuerpo, silueteado sobre el amarillo de la lona, a la brutal embestida del morlaco. En otra plaza de mayor tronío –ya se sabe: Las Ventas de Madrid o la Maestranza sevillana– el bicho hubiese sido drogado de antemano, menguando de ese modo su arrancada, en concreto, y su casta, en general. Pero eso, en la Plaza de Zamora, era pecado de lesa majestad para quien ostentaba su presidencia desde hacía cerca de tres lustros: el otrora banderillero, primero, y sargento de la Benemérita, después, Venancio Palazón.

Sigue leyendo

Cuando hay confianza da asco

Cada mañana, durante casi dos años, estuve jugándome el desayuno a los “chinos” con tres compañeros de redacción: al final, echamos cuentas y habíamos pagado cada uno un número asombrosamente parecido de días. Y eso que había mayor cantidad de posibilidades que en el “Piedra, papel, tijeras, lagarto, Spock”…

‘Cortos de Fondos’ 4/258

Esa gente que aparece al fondo de nuestras fotografías familiares. Ese camarero, cuando posamos en una boda, o el viajero del asiento de atras en las fotos dentro de un tren o un avión; esa mujer que cruza apresurada delante de tu pareja, cuando tratas de retratarla delante de un motivo digno de recuerdo. Esos desconocidos son como los extras de las películas. Bueno, figurantes creo que los llaman ahora.

Sigue leyendo