Matones espaciales

Cuando nos hayamos cargado definitivamente este pedrusco que viaja por el espacio, o más concretamente en órbita alrededor del Sol, a una velocidad de 30 kilómetros por segundo, y que en su día fue un auténtico vergel –no en vano se lo denominó ‘el planeta azul’– dispondremos ya de la tecnología necesaria para llegar al siguiente, esto es, el pobre Marte, y repetir la hazaña. Se admiten apuestas sobre si para aquel entonces dispondremos también de algo de conciencia…

Anuncios