Esa edad a la que un charco tiene prioridad

Pues eso, que no sé qué nos pasa a los humanos que, en cuanto dejamos de ser unos rapaces nos volvemos turulatos, siempre pendientes del reloj, del teléfono móvil y de mil y una zarandajas; en lugar de prestar atención a los pequeños placeres de la vida. ¿O no?

Anuncios

‘Cortos de Fondos’ 102/258

numero_102_alterfinesLa esposa de aquel ventrílocuo aseguraba que siempre hacía caso a su corazón. Así que a él no le resultó muy difícil inventar una voz suave, confortable, y que sonase sincera y creíble, que parecía provenir directamente del pecho de su mujer.

De este modo, cada vez que ella se despertaba de madrugada, y lejos de volver a dormir se desvelaba, dándole vueltas y más vueltas a la idea de abandonarle, de dejar de una vez por todas aquella vida bohemia del artista de variedades, la voz lograba siempre convencerla de las ventajas de permanecer a su lado.

Sigue leyendo