Cartelicos aleccionadores XXXI

(Un resumen de los enviados a los amigos y conocidos en los últimos tres años)

La vida y el ‘carné por puntos’

semaforos_alterfinesDándole vueltas a la sesera en busca de un tema medianamente interesante que dejar programado para el día de hoy –ya que lo pasaré al volante rumbo al Sur– mi vista ha ido a parar sobre un periódico de estos días, que sobresalía de una de las baldas de mi despacho. En uno de sus titulares hacía mención a las temidas “operaciones salida” estivales, y a ese regalo que nos han hecho de un punto extra de carné a quienes hemos conducido respetando las reglas. Curiosos tiempos estos en los que hay que premiar al que cumple con su deber… Claro que más raros tienen que parecerle a Dessjuest: ¡el Tour de Francia lo ha ganado un súbdito de la Pérfida Albión!

Tal vez por eso he recapacitado sobre lo que podíamos hacer para meter en cintura a quien se conduce mal, pero en la vida –sí, sí, esos que van poniendo a prueba nuestra paciencia y nuestra educación a cada momento–, y que no es otra cosa que aplicarles una normativa similar a la del permiso por puntos de nuestra siempre bienamada Dirección General de Tráfico. ¿O es que nadie se apuntaba conmigo a quitarle…

Sigue leyendo

El fútbol, ese deporte mediocre

Llegamos al final de la Eurocopa de ese mal denominado “deporte rey” –pues no es sino una extraña y multimillonaria versión del circo de payasos, trapecistas y titiriteros de toda la vida–, y no se me ocurre otra cosa para escribir hoy en este ‘diario’ que sobre fútbol. ¿Qué quieren? Es lo único de lo que nos han estado hablando esta semana los medios de comunicación a los que huíamos de la letanía de la crisis económica, las sudorosas temperaturas estivales o de la amenaza de del fascista gangoso que nos preside de hacer o decir algo que hunda aún más la moral del país. A pesar de que se trata de un deporte que, como espectáculo, es mediocre, y como entretenimiento, aburrido. ¿Cómo sino se explica que, después de 28 partidos disputados, y 28.268 pases dados, sólo se hayan conseguido 69 míseros goles?

Pero no voy a hablarles de eso, que resultaría demoledor. Se me ha ocurrido otra cosa para elucubrar. Y es que si la vida en general se pareciese al balompié hay algunas cosas curiosísimas que nos pasarían a los que nos movemos por la ciudad y hacemos constantemente cosas en la calle. Voy a contarles lo que sucedería si los ciudadanos de a pie nos comportásemos como les permiten hacer en los últimos tiempos a la mayoría de los aficionados al fútbol.

Sigue leyendo