‘Cortos de Fondos’ 131/258

131-alterfines(Dos aficionados a la fábula escrita, Ocelote y Qwerty, y un servidor nos hemos retado a garrapatear cada uno un microrrelato acerca de una imagen, elegida –con muy malitas intenciones– por los otros dos. Esto es lo que me ha inspirado a mí la fotografía del final. Dejo abiertos en esta ocasión los comentarios, para que ambos puedan explayarse…)

CONVERSACIÓN EXPLORATORIA NÚM. 67* CON EL PACIENTE JRP/1962

(*Se han suprimido, por irrelevantes, las intervenciones del psiquiatra).

Me habéis encerrado aquí; por eso creéis que sois libres. Pero sabed que la libertad no tiene grados, y vosotros también sois prisioneros.

No me importa explicar una vez más como lo averigüé; de hecho, quizá sirva para algo. Se me ha ocurrido muchas veces, cuando era oficialmente cuerdo, al caminar por calles concurridas. Me imaginaba un rasgo común a todos los que se cruzaban en mi camino, y me lo pasaba sumamente bien. A menudo pensaba que eran animales, y a cada persona le encontraba semejanzas con un bicho distinto: un gusano, una gallina, un gato, una araña… Otras veces actuaba como si quienes me rodeaban fueran miembros de la policía secreta, y a todos les descubría rasgos que evidenciaban sus disimulos. Era divertido, porque nunca era verdad del todo, e igual que maquinaba una cosa podía cavilar otra distinta.

Sigue leyendo

Anuncios

‘Cortos de Fondos’ 90/258

numero_90_alterfines(El presente microrrelato es obra de su autor; perogrullada que sirve para explicar que puede ser mío, puede ser de Qwerty, y hasta puede que lo escribiésemos al alimón, pues hubo un tiempo lejano en el que compartíamos máquina de escribir, paquete de Habanos y botella de Dyc. Así que, siendo el primero en el que lo advierto, no será el último. Me queda el consuelo de que si lo lee y lo reconoce como suyo, no me cabe duda de que se abrirá paso entre los ‘comentarios’ para decir “¡qué bueno!”)

Era realista en todo. Siempre mantuvo la tesis de que, puesto que nunca creyó en la posibilidad real de anticipar el futuro, el hecho mismo de intentar hacerlo hacía imposible que ocurriesen sus predicciones. Así es como conjuró, durante años, la posibilidad de que le ocurrieran cosas no deseadas. Pensar una mañana que aquella misma tarde le atracarían hacía de pronto imposible que tal suceso tuviera lugar. Imaginar con toda suerte de detalles su propia caída por la escalera de su casa le libraba con certeza de esa eventualidad. Evitaba con el mismo método, e idéntico éxito, las grandes catástrofes y los pequeños contratiempos.

Sigue leyendo

‘Cortos de Fondos’ 77/258

numero_77_alterfines(Un buen amigo, Qwerty, que escribe como los dioses, me sugirió este microrrelato. Y uno, que se educó a su lado, con los curas agustinos, es así de agradecido).

Aprovechó que llegaba a casa antes de lo que en él era habitual para colgar aquel cuadro, que llevaba seis meses cogiendo polvo en lo alto del armario. Enchufó el taladrador, conecto el percutor y aplicó la broca, del grosor adecuado al taco, contra la pared. Su habitual falta de destreza en asuntos de ‘bricolage’ hizo que el esfuerzo coincidiese con un hueco existente tras lo que aparentaba ser un sólido muro de carga, y que finalmente resultó no ser más que un liviano tabique de rasilla; por lo que el boquete resultante tenía las medidas de la entrada del Túnel de Somport.

Sigue leyendo