Las mentiras de la vida diaria

sombras_alterfinesAsistimos a diario, como si tal cosa, al bochornoso espectáculo que nos dan, cada vez que hablan en público, esta ultraderecha que los siete millones de votantes ‘fachas’ –y la dejadez de los tibios– nos pusieron en el Gobierno. Y lo cierto es que mienten como bellacos. Que un político no diga la verdad es consustancial a su naturaleza, pero siempre se agradece el disimulo del que han hecho gala los grandes estadistas.

Ahora, no; un lunes te aseguran que no van a seguir machacando a los más débiles, y el viernes, en el Consejo de Ministros, te anuncian que los ancianos va a ser vendidos a los McDonald’s a menos de un euro el kilo. O nos desayunamos con el consabido “no vamos a subir los impuestos”, que queda matizado durante el telediario del mediodía con un “al menos de momento”, para acabar atragantándonos con la cena, y el cálculo exacto de cuáles van a ser las subidas y de qué impuestos concretos estamos hablando. Pero no son los únicos en emular a Pinocho.

Sigue leyendo

‘Cortos de Fondos’ 81/258

numero_81_alterfinesAntes, mataba por encargo. Y no lo hacía mal; de hecho, puede decirse que era el mejor en lo que hacía. Que muy bien podría llamarse profesión, si por tal se entiende el oficio que se ejerce con regularidad, y por el que se percibe una retribución económica. Además, a mí me encantaba hacerlo: me refiero a cobrar por retirar a personas de la circulación. ¿No somos demasiados?

El caso es que no había objetivo que se me escapase: si me decían que eliminase a un político corrupto que había engañado a la Mafia ponía en ello el mismo empeño que en liquidar a un honrado padre de familia, cuyo desliz hubiese sido tener una aventura amorosa con la mujer de mi cliente. ¿Por qué habría de mostrar más simpatía hacia una mujer que hacia un hombre, o pena por un anciano, por un niño, si en el fondo mi misión consistía en que dejasen de respirar? En mi empleo, la empatía es un lastre…

Sigue leyendo

Todo un ejemplo de honradez

La ética lo es todo en la vida. Y el que no esté de acuerdo con la frase anterior, o dude de su veracidad, pero desee seguir leyendo a ver por dónde van los derroteros de esta entrada, sea bienvenido. Invito está incluso a dejar clara su postura en los comentarios de ahí abajo…

Lo que traigo hoy a colación es a Gilbert Allen Meche, más conocido entre los estadounidenses –y entre la inmensa comunidad hispana que sigue el mundo del béisbol en toda Centroamérica–por Gil Meche. Más de uno se preguntará, y no sin razón, ¿por qué habría de sonarles este ex ‘pitcher’ (lanzador) diestro, que hasta hace un año jugaba en la Major League Baseball, y a quien diversos problemas de espalda obligaron a retirarse la pasada temporada, con apenas 32 años de edad? Pues ánimo, que enseguida voy a explicar el porqué.

Sigue leyendo