Cartelicos aleccionadores XLIV

Anuncios

‘Cortos de Fondos’ 56/258

Siempre había tenido la seguridad de poseer la capacidad de convencer a la gente, incluso contra su propia voluntad; la todopoderosa habilidad de hacerla cambiar de parecer a su conveniencia, y en contra de sus intenciones. Nada hasta la fecha le había hecho pensar que no estuviese dotado por la naturaleza con el inesperado poder de hacer que los demás variasen su forma de proceder habitual –aquello que dictaría en cada momento la lógica de cada caso–, para llevar a cabo sus más nímios deseos.

Sigue leyendo