Cada día que amanece el número de malnacidos crece

payaso_antipatico_alterfines¿Es cosa mía, o hace falta tener el alma muy negra para “colocarle” basura financiera a personas analfabetas? Eso sí, buscándole un bonito nombre comercial: participaciones preferentes. Para que los pobres abueletes –casi siempre se trataba de personas mayores– creyesen que: a) estaban adquiriendo una parte del banco o caja de ahorros; yb) se trataba de un producto exclusivo, solo para clientes especiales. Vamos, los mimbres con los que se han urdido los timos de toda la vida: hacerle creer al estafado que adquiría algo valioso, a un precio de ganga, y presionarle para no dejar pasar la oportunidad, porque no se le ofrece a cualquiera. ¿La ventaja? Que no sabían leer, así que valía con contarles la letra grande, y por encima. ¿El problema? Que no sabía escribir. Nada que no se arreglase acercándoles el tampón de tinta para que pusieran la huella dactilar del índice sobre los folios de su ruina anunciada.

Sigue leyendo

Anuncios