Escribir y leer, leer y escribir

Lapiceriglios_alterfinesLos escritores aficionados leemos y escribimos, y escribir nos lleva a leer cada vez más, en una pescadilla que se muerde la cola inacabable. Creemos que vamos a ser capaces de imitar a los dioses de la literatura, y nos quedamos en simples principiantes; voluntariosos, pero eternamente aprendices de un arte que ha tenido y tiene monstruos sagrados, a cuyo lado no cabe sino palidecer.

¿Cómo podría compararse el mejor de nuestros arranques al incomparable “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos; la edad de la sabiduría y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación”, de Dickens, o al igualmente genial, pero lacónico, “Llamadme Ismael”, de Melville? Pero si es que te está pidiendo a voces que sigas leyendo, para ver por qué te tutea un desconocido, si de verdad se llama así o no, o qué importancia puede tener…

Sigue leyendo

Anuncios