‘Cortos de Fondos’ 113/258

numero_113_alterfinesMorirían entre horribles dolores. No pensaba escatimar ni un gramo de crueldad cuando les diese  su merecido.

A él lo descuartizaría lentamente con un hacha roma y mellada, e incluso sucia de herrumbre, para después sentarse a observar cómo se desangraba poco a poco.

A ella, sin embargo, la torturaría física y psicológicamente con tanta saña que acabaría por suplicarle la muerte; cosa que haría de buen grado, procediendo a aplastarle la cabeza con la puerta del garaje.

Sigue leyendo