No hay calor que valga

Tanto quejarse de calor, tanto quejarse de calor… Somos unos llorones y unos quejicas, y deberíamos estar agradecidos por nuestro clima mediterráneo. Mirad sino a este tipo, disfrutando de un chapuzón a 50º bajo cero. ¡Y se trata de la primavera yacutia! ¿Pensabais que es ‘chungo’ pasar estos calores estivales? Pues imaginad cómo es la vida en Oymyakon, el lugar más frío del planeta, al noreste de la República rusa de Sajá.

‘Cortos de Fondos’ 92/258

numero_92_alterfinesEl calor era insoportable. Llevaba caminando largo rato bajo un sol de justicia y estaba empezando a lamentar no haber sido más generoso en su última ingesta de agua, pues al ritmo de marcha que se había autoimpuesto para alcanzar su objetivo no duraría mucho en aquel infierno.

Le sobraba la ropa y el calzado, pero sabía que caminar descalzo –en caso de poderse hacer, que estaba por ver en aquel suelo terrible– sería aún peor; y aligerarse de ropa no podía traerle más que problemas con la fauna local. No había quien cambiase aquel lugar: era llegar la época estival y ningún ser vivo parecía capaz de soportar las temperaturas diurnas.

Sigue leyendo