‘Cortos de Fondos’ 40/258

Comenzó siendo un juego. Dos matrimonios, una sobremesa de domingo, entre la bruma de los licores digestivos y la pesadez y torpeza de los sentidos, motivadas por la somnolencia de esas horas. Y una apuesta de por medio.

“De verdad te crees capaz de escribir de cualquier cosa?”, interrogaron a Iruz, al alimón, Oterol y Otiaw, mientras Anele permanecía a la expectativa, un tanto ausente.

–”Correcto”, contestó éste, retando al matrimonio amigo. “De hecho, os propongo un sencillo pero apasionante desafío intelectual: pensad en los 10 títulos más ingeniosos, descabellados, surrealistas… en una palabra, una decena de historias que os parezcan inverosímiles para que yo, a mi vez, pueda dotar a cada uno de ellos de contenido, con un relato que os deje boquiabiertos, antes de que concluya la tarde. Y de ese modo os habré demostrado, con los hechos, que además de presuntuoso, soy buen escritor”.

Sigue leyendo