‘Cortos de Fondos’ 116/258

Su primer libro, «Biografía de un amnésico», fue todo un bombazo. Las seis primeras ediciones se agotaron casi antes de llegar a las librerías, ante el asombro de la crítica especializada.

Algo similar sucedió con los dos siguientes: «Menos que cero» y «Poco o nada», que le catapultaron al Olimpo de la intelectualidad literaria internacional.

Una vez alcanzado el Príncipe de Asturias de las Letras por su trilogía «La importancia de lo imperceptible» (compuesta por «Historia del silencio», «Elogio del olvido» y «Memoria de la ausencia»), publicó la que a la postre sería la más traducida de sus obras: «Ni siquiera el vacío».

Homenajes, conferencias y honoris causa por las universidades de medio mundo ocuparon el resto de la vida de este autor de quien, una vez fallecido, no se volvió a saber nada. Y es que no somos nadie.

Anuncios