‘Cortos de Fondos’ 113/258

numero_113_alterfinesMorirían entre horribles dolores. No pensaba escatimar ni un gramo de crueldad cuando les diese  su merecido.

A él lo descuartizaría lentamente con un hacha roma y mellada, e incluso sucia de herrumbre, para después sentarse a observar cómo se desangraba poco a poco.

A ella, sin embargo, la torturaría física y psicológicamente con tanta saña que acabaría por suplicarle la muerte; cosa que haría de buen grado, procediendo a aplastarle la cabeza con la puerta del garaje.

Ambos merecían un castigo ejemplar por haberle dado unos azotes y encerrarle en su cuarto, sin ver sus dibujos animados favoritos.

Anuncios

51 pensamientos en “‘Cortos de Fondos’ 113/258

    • Esa furia ciega que no atiende a razones…

      (tanto la de los padres impulsivos, que castigan primero y explican después, como la del crío, que no tiene madurez suficiente como para entender que él va a hacer exactamente lo mismo de mayor)

      La vida, amigo… Abrazo dominical.

  1. Los datos sobre los padres que piden ayudan porque no pueden con sus hijos, son una señal de que algo en la sociedad, no estamos haciendo bien. Hace un par de años, estuve en un curso muy interesante, sobre “de padres autoritarios a hijos dictadores”, donde se expuso la necesidad de límites, de disciplina, la necesidad de que los niños tuvieran claro que está bien, que está mal. Y enseñarles la realidad. Quizá me voy a extender un poquito más de la cuenta: Javier Urra, era uno de los ponentes, y me gustó cuando dijo que habría que llevar a nuestros hijos a un hospital, donde vieran el dolor de otros niños, o los niños discapacitados, que les trabajasemos la sensibilidad, la empatía con los demás.
    La educación, es muy importante, y los padres, somos los responsables de la educación de nuestros hijos, y debemos de enseñarles también con nuestro comportamiento: no gritando, dialogando con los problemas.
    Me ha gustado el post, porque aparte de la ironía, nos lleva a una reflexión interesante sobre la educación, la frustración, y lo que es importante.
    Un beso 🙂

    • Es cierto, Inspi. El filósofo José Antonio Marina ha dicho en más de una ocasión que además de la educación tradicional (enseñar a decir buenos días y gracias) está la educación emocional, que es tan, sino más importante.

      (Otro) beso dominical.

  2. Buenos días Alterfines, un tema muy duro este psot, la verdad es que no cabe dentro d emi cabeza que un niño pued pensar así, yo creo que los padres son las personas que un niño más quiere!! en fin quizás yo sea de otro mundo pero me niego a pensar esto….quizás influyan los video juegos etc, donde los hay demasiado gresivos…yo recuerdo de uno que no hace tanto prohibieron que tenían que ir atropellando ancianos y el que más atropellaba, con el cochecito, claro ganaba, la partida, en fin esto me huele a cienciafición, creo que sino paramos esto….legará algún día algo muy triste a nuestras vidas
    Saludos

    • Sí, Gaviota, tranquila: hay más de ficción que de realidad, aunque cuántas veces no habrás pensado de cría odio a mi madre o a mi padre por lo injusto que es su castigo, ¿te acuerdas?

      Un beso dominical.

  3. Jo jo, que miedo, supongo tomándome el tema en serio, que si un niño es capaz de imaginar algo así con tal riqueza de detalles, ahí se está gestando una mente psicópata, otra cosa es pensar en los momentos de rabia, ojalá se mueran! así sin más.
    Recuerdo que yo era mucho de imaginarme que me moría yo, y disfrutar pensando en que ellos se sentían terriblemente culpables por lo mal que me habían tratado, me daba una lastimica a mí misma terrible y terminaba llorando mi propia muerte.
    Besos

    • ¡Qué bueno! Castigarles a base de sentimiento de culpabilidad jjj Creo que lo más habitual, lo que hemos hecho todos, es odiarles irracionalmente durante unos minutos. Sí, como decís tú y Gaviota, creo que me he pasado.

      (Más) besos (esta vez dominicales)

  4. Joder, te leo cuando acabo de reñir a mi hija por haber suspendido otro examen de matemáticas. Ahora mismo voy y le compro cromos de la Liga.
    Un besote, jaja.
    Buen relato. Certero e impactante… y real.
    Muy real.
    Saludos.

    • Gracias, Jesús; bueno, lo que tienen los enojos infantiles es que son intensos pero fugaces 😉 De todos modos, el álbum de cromos es imprescindible para una infancia sana.

      (Más) saludos.

  5. Pues a mi me parece muy bueno tu mini-Breivik a la española 😉 conciso y contundente, eso si, yo tb espero que sea en realidad poco infantil.
    Siento no haberte visto anoche. Un abrazo,

    • Lo importante es que estás mejor, Ana: a mí también me dio pena no poderte conocer en persona, pero no te preocupes, que habrá más ocasiones.

      (Otro) abrazo, más bien dominical

  6. ¡Vaya! Quién iba a decir que los niños de ahora son pequeños homicidas psicópatas seriales en potencia… ¡Hay que tener cuidado cuando se les ofrezca comerse todo el brócoli! 😉

    Un abrazo, con algo de temor a ser acuchillado espontáneamente… :O

    • Es que, a diferencia de nosotros, han tenido a su disposición más ejemplos visuales de violencia salvaje jjj

      Nada, nada, hay que seguir siendo inflexibles con la verdura: mira qué bien le fue a Popeye 😛

      (Otro) abrazo, desarmado

    • Los dibujos que veíamos (Coyote y Correcaminos, Popeye, Mortadelo y Filemón…) se considerarían políticamente incorrectos en estos tiempos de ñoñería rayana en lo absurdo. Como si nosotros hubiésemos salido tan tarados; un poco, no lo niego, pero vamos, lo justo jjj

      (Otro) abrazo.

  7. Impresionada!Nunca imaginé que ese potencial psicópata fuera un niño.Muy duro. Menos mal que es el relato 113 de ” Cortos de Fondos”…
    Un abrazo.

  8. Alterfines es el disminutivo de Jack el destripapadres….?

    No te debo nada verdad…?

    Ains…! Decididamente creo que mejor mantenerse en el anonimato… no vaya a ser…!

    PD: Lo reconozco, esta vez me has despistado desde la primera línea…

    Saludos de los de ostras tú…!

  9. Pense en un psicópata jamás en un niño…si piensa así desde entonces…no quiero cruzarme con él cuando sea mayor…
    Un saludo y perdona la intromisión..pero me colé por un agujerito siguiendo tus huellas sin uñas

    • Has hecho muy bien en colarte, pero te habría bastado con llamar a la puerta, o mejor aún probando: está siempre abierta 😉

      Y no te preocupes por el peque: es sólo una pataleta infantil mezclada con tanto videojuego de machacar orcos y demonios.

      Un saludo.

    • ¡Es verdad! No lo había pensado, es como el niño aquel de flequillo moreno, que cuando se ponía cejijunto pasaba algo terrible jjj

      Un abrazo, y gracias por el recordatorio.

    • Supongo que esos que acaban ametrallando a sus compañeros de instituto tuvieron que ser unos infantes igualmente chungos, ¿no? Nadie se hace así, de repente.

      Pero tienes razón: mejor no pensarlo. (Más) besicos.

  10. Inquietante relato.
    A mí me daba por irme. Cogía mis “pertenencias” y me ponía en el garage de casa con todas mis cosas. Eso sí, siempre cuando estaba lloviendo y decía muy digna: “En cuanto escampe me largo de aquí” 😀
    Besazo

  11. Primero me ha recorrido en escalofrío, pero al llegar al final ¡casi me caigo de la silla!
    Como para que uno de sus progenitores le diga al verlo abstraído: “un penique por tus pensamientos”, jejjeje, les suelta lo que piensa, y lo dan en adopción!!

    Genial, ¡me gusta que me asombren!
    Besitos!!

    • No te preocupes, Emy, que cinco minutos después sus pensamientos son “a ver qué manualidad le hago a mi madre para el día de la ídem” y “¿a qué hora echarán mi serie favorita en Disney Chanel?”. Los críos son así…

      Besitos (y un ¡buh! para darte un sobresalto, que no es lo mismo que asombrarte, pero es que hay días que no está uno inspirado 😉 )

  12. Es curioso como los relatos donde se vislumbran asomos de crueldad en niiños, siempre nos generan una tremenda inquietud. Quizá por la carga de responsabilidad que los adultos tenemos en que pueda ocurrir algo tan tremendo como lo que relatas.
    Yo nunca pensé esas atrocidades vengativas en mi infancia, pero sí recuerdo que me proponía no dirigirles la palabra nunca más. Pero claro, como a la media hora ya los estaba necesitando, ¡mecagoentó!, tenía que hablarles de nuevo, jajajaj

  13. Un relato divertido, con su final sorprendente de rigor, pero que encierra muchas cosas, te sientes reflejado como antiguo niño, te sientes preocupado como miembro de la sociedad actual y acojonado como padre 😀

    Abrazos, voy a ver qué se cuentan las albóndigas, que me han salido cojonudas.

  14. Guapetón, que esa vena asesina con las que nos deleitas últimamente me esta empezando a preocupar. Que pasa? Que llevas castigado sin ver el futbol una temporadita? Algo habrás hecho. Fijo 😛
    Muchos besos y algún abrazo

  15. Lo peor, es que como yo sigo siendo una niña tengo algún cliente al que le haría eso y mas, asi que mucho cuidado con como os portáis ahí fuera, puedo ser la que os vende el pan, la de la taquilla del metro, la que os pone un café…mi consejo es que seáis muuuy buenos; deis los buenos días y las gracias tras ser atendidos.
    Nunca sabréis quien puedo ser jajajajajjajaj (la risa es al lo Vincen Price, por acojonar, ya sabeis)

  16. Y a la mañana siguiente mil planes ajenos a la noche, ajenos a la memoria empequeñecida, bullían por su mente. Se levantó con toda esa energía y dirigiéndose a la cocina dijo: Mamá, ¿está mi colacao?… el día alargado, sigió repitiéndose.

    Muy bueno, mi estimado… y divertido desde la perspectiva de la memoria agrandada de edad.

Los comentarios están cerrados.