Si no te gustan las bromas, te vas del pueblo

Sé que probablemente es un comportamiento desviado mío, pero no puedo evitar ‘partirme la caja’ cada vez que veo a estos tres compañeros de piso. La broma –de las de pueblo, pueblo– tiene más años que la tapia del río, pero es que algunos no aprenden nunca. Y los lunes, no está uno para cosas más profundas…

Anuncios

23 pensamientos en “Si no te gustan las bromas, te vas del pueblo

  1. Graciosa, pero me gustaban más las de Gila. Se cargaban al maestro y le decían a su mujer que si no sabía aguantar bromas que se fuera del pueblo. Eso sí que eran bromas como Dios manda.
    Un abrazo.

    • Y el padre aquel cuyo hijo se había subido a una torre de alta tensión y, después de una descarga había quedado, según Gila, “como la ceniza de un puro”, que dice “¿Me habéis matado a un hijo, pero lo que nos hemos reído!” ¿qué?

      (Otro) abrazo.

    • Pues esa es lo clave de las bromas de pueblo: que no puedes enfadarte cuando te la gastan a ti, y luego sin embargo ir por ahí gastándoselas a los demás, ¿verdad?

      (Más) besos, Ana.

  2. Te diré que ya lo había visto, pero lo he vuelto a ver tres veces más, porque sencillamente es hijoputicamente genial… gracias por hacerme sonreír…

  3. Me recuerda un chiste viejo: Un amigo le dice a otro ¿a que yo aguanto mejor que tú una patada en los güevos? Me juego 10 Euros. El otro acepta y el que había lanzado la apuesta dice: va, primero yo te doy la patada a ti y luego tú a mí, el que más se queje pierde. Ok contesta el amigo.
    Le suelta tremenda patada en los cojones. El tío se bebe las lágrimas, apenas lanza tres o cuatro auliidos retorciéndose de dolor y cuando consigue reponerse un poco le dice al otro: Venga, ahora me toca a mí.
    No hace falta, tomas los 10 Euros, tú ganaste.
    Un abrazo, catedrático.

    • Opción A: no es una desgracia ajena, sino que el tipo muestra tozudez y estulticia a partes iguales 😛

      Opción B: resulta casi imposible no reírse de algunas cosas, porque lo llevamos en el sistema operativo.

      Abrazado quedas, gran jefe.

  4. jejejeje, se la vi hacer a Pablo Motos en su programa, ¡y ya me meaba de risa!!!
    Jopetas, ¡que no lo han matado ni nada!!, y mira que yo soy sensible…
    El momentazo: cuando intenta darle él bien fuerte al otro, pero cogiendo la cuchara con la boca, jejejej, ¡de infarto! 😆 😆 😆

  5. Lo siento pero me he despiporrado. Una lástima no saber sueco o lo que sea, porque el tipo le busca la lógica… Ya,… se la busca… y se deja zurrar 3 veces. La primera igual no la merece, pero las 2 restantes …

  6. Pero bueno….¿se puede ser más tonto? jajjajajajajajaj!!!! como dice el Luisma “me parto y me mondo”! mira que hay que ser “cipotángano” para querer volver a repetir…lo mismo es que es masoca o algo 😦 Y el de atrás….como luego dicen “y parecía tonto…” ahí, sin dar un ruido y era la clave del asunto. Ahora….lo mejor de lo mejor es la cara de mongolo que se le pone al de las gafas intentando zurrear al otro con la cuchara en la boca y lo único que hace es una caricia..jajajajjaja! muy bueno 😉 ..Besitos!!!

    • Como le decía a Dess, resulta casi imposible no reírse de algunas cosas, porque lo llevamos en el sistema operativo.
      Ojo, y no es la desgracia ajena, sino que el tipo de las gafas muestra tozudez y estulticia para dar y tomar 😀

      (Más) besitos.

Los comentarios están cerrados.