« »

el_grito_alterfinesSeguro que algún malpensado habrá colegido ya que al espabilado de Alterfines, con eso de la edad provecta, se le ha debido de pasar por alto encabezar su entrada de hoy. Pues no señor, mira tú por donde; resulta que sí que está titulada…

Que nadie se alarme, o corra a buscar sus gafas contra la presbicia: lo que sucede es que no se me ha ocurrido mejor homenaje a lo rematadamente mal que se está comunicando a los de arriba que no nos representan, que hace tiempo que dejamos de confiar en ellos, que en un momento dado –y esperemos que no muy lejano– vamos a coger el toro por los cuernos y… que sorprender a mis siempre sufridos lectores con algo un tanto singular: el titular invisible. (Y mejor no preguntar en los comentarios qué barbaridad he escrito, pero que no se puede ver, merced a la “magia” del código html: si mi abogado se enterase pediría la jubilación anticipada, no os digo más…).

Voy a empezar divagando, pero prometo centrarme hacia el final. Hace un par de semanas comenzó la temporada regular de mi deporte favorito para disfrutar delante de una pantalla: el fútbol americano. Que nadie se asuste, por favor, y si ha llegado hasta aquí que siga leyendo. Ya os hablaré en otra ocasión de lo apasionante de este deporte netamente ‘yankee’, pero para aquellos que tengan dedo y medio de frente, y no se queden en la anécdota: once tipos, la mayoría bastante fornidos, tratando de llevar el balón a la zona de marca contraria, mientras los once del equipo rival hacen exactamente lo contrario: impedir que avancen una sola yarda; todo ello aderezado con cierta dureza física, que no violencia.

El profano lo ignora, pero en el fútbol americano la estrategia lo es todo; hasta el punto de que de nada vale tener a los jugadores más atléticos o más en forma, si detrás, concretamente en la banda, no hay un coordinador (sí, sí, a diferencia de otros deportes de equipo, aquí el entrenador es un director de orquesta: tiene hasta media docena de asesores para el ataque, y otros tantos para la defensa). Él es quien decide cómo sorprender al contrario: lanzando el balón o corriendo con él bien sujeto. Lo dicho: otro día les trazo un paralelismo entre este gran deporte y, por ejemplo, la vida. Sin ir más lejos.

El caso es que me merece la pena trasnochar, algunos días, para ver los partidos en directo: primero, por si consigo ver ganar a equipos que no sean en absoluto favoritos (14 puntos por debajo, en las apuestas, el último que me dio una buena alegría), y soñar que aún queda algo de romanticismo en este mundo globalizado. Y segundo, porque durante los intermedios publicitarios, esos en los que el realizador busca espectadores disfrazados y demás personal excéntrico en las gradas, lo mismo que curiosidades en los aledaños del estadio, descubrí el pasado sábado a un verdadero genio. Al tipo al que debíamos de contratar para que fuese nuestro portavoz, para que idease la forma de hacer llegar a la mayoría que somos eso, mayoría.

Sentado bajo la sombra de un cartel, en el que se preguntaba a sus posibles clientes, esto es a todo bicho viviente que pasaba por delante de su puesto, si deseaba aparecer en televisión… ¡por sólo 5 dólares! un individuo perfectamente trajeado tenía ante sí un montón de cartulinas blancas y un buen puñado de gruesos rotuladores de colores. Un auténtico estratega de los negocios: todo aquel que adquiría una y uno, y escribía en ella una frase curiosa acababa siendo enfocado por las cámaras de la CBS en los innumerables recesos del encuentro. ¿Es o no es un genio el menda?

A este debíamos de ponerle a dirigir la respuesta del pueblo. Claro que ahora que lo pienso, espabilados que han liderado grandes acontecimientos históricos, y han acabado forrados y abusando del pueblo tenemos unos cuantos de ejemplo. Mejor seguimos esperando…

Anuncios

19 pensamientos en “« »

  1. Pues qué decir… Este tema de los malos representantes es cosa “hablable” en cualquier región de nuestro planeta. Tenemos a algunos que de cariño les decimos escorias, por no ser más explícitos; aquéllos que suponen englobar la imagen de todo un pueblo. ¡Pero ojo! Dicen que somos nosotros los que damos bandera verde para que estos perniciosos individuos tomen el control (desgraciadamente, no el de la tele) ¿No será que por ahí hay alguna fuga en el barril de la imparcialidad, y en realidad nos colocan al que más favores le puede hacer a uno que otro gañán de la alta sociedad?

    Saludos muy cordiales (no tan violentos como en el fútbol, claro) 😉

    P.D. Sí, sé que me inventé una palabra, pero tenía que competir contra ese vocabulario tan elevado que me hizo sentir como un pobre novato 😛

    • Repito que para verle la gracia de este deporte hay que molestarse un poco en rascar debajo de su apariencia de barbarie organizada y bestias con casco. Y te aseguro que la tiene: es más un juego de estrategia y engaño que otra cosa.

      (Más) besitos.

  2. ¡Pues mira por dónde encuentro que tenemos otra cosa en común! Luego de vivir seis años en EE.UU. me hice fanático de este deporte (el que antes me gustaba, pero al que, luego de aprender y entender más se convirtió en una verdadera pasión). Cada febrero comienza la espera intermnable hasta agosto (pretemporada) o Setiembre (temporada regular).
    ¡Arriba Miami Dolphins! Go Phins! (aunque hace años que no pasan a la post temporada, espero que éste año lo hagan y espero que no seas fan de los Jets o de los Patriots, aunque sería un buen modo de bromear cada tanto).
    Un abrazo.

    • La clave es esa: preocuparse por entenderlo un poco, e ir aficionándose al ver que no se trata de un deporte de contacto (el baile de salón es un deporte de contacto), sino de un deporte de impactos. Bueno, ya hablaremso más largo y tendido sobre el tema.

      Baste apuntarte que no, de ningún modo, jamás seré de los Patriots mientras tengan a ese sinvergüenza de ‘coach’ (un tipo sancionado por hacer espiar a los contrarios leyendo sus labios con especialistas para ‘cantarle’ las jugadas).

      Pero me temo que, aunque me caen muy bien, los Dolphins –el único equipo con una ‘temporada perfecta’– tampoco son mi equipo favorito. De hecho, prácticamente no lo tengo, y me salvo por ello de ese extraño y a veces incomprensible comportamiento, llámalo fanatismo, que hace que desees que gane tu equipo aunque juegue como el culo o cometa acciones como la mencionada de los Patriots o lo que hicieron las Saints hace un par de temporadas de incentivar con dinero a los ‘linebackers’ por lesionar a las ‘estrellas’ del equipos rivales…

      Aun así, los Green Bay Packers simpre me han caído un pelín mejor que el resto. Cosas…

      Un abrazo (con ‘tackle’ incluido 😉 )

      • Pues totalmente de acuerdo contigo. Soy un “fan” más que un fanático. Quiero que mi equipo gane, pero que lo haga bien. Esos ejemplos que tú das me parecen terribles y, si en mi equipo lo hicieran no los apoyaría hasta que no cambien de conducta y conducción.
        Creo que me diste una idea para un post.
        Gracias y un fuerte abrazo.

        Un par de notas: los Packers me caen bien (aunque tengo mi equipo preferido reconozco los valores de otros; y tuvieron un gran Quaterback como Favre, quien llegó a jugar una temporada completa con el pulgar fracturado). La única vez que me convertí en “fanático”, fue hace un par de años, cuando los Patriots habían llegado al Superbowl con un récord de 15-0. No quería que ganaran el campeonato para que no tuvieran una temporada perfecta. Espero poder ver alguna en el futuro, pero de la mano de los Dolphins. 😉

  3. Aquí una sufrida esposa de un ‘longhorn’…
    Lo de la idea d enegocio no está nada mal, si esque luego dicen, pero a emprendedores no hay quién les gane 😀
    Besazo

  4. Supongo que es el rugbi lo más parecido al fútbol americano que conozco. No he llegado a aficionarme, pero siempre me ha llamado la atención por ser el deporte más deportivo que conozco. Es un espíritu que nada tiene que ver con nuestro deporte nacional. Allí nadie protesta al árbitro. Dureza con el rival, pero exenta de mala intención. Camaradería.
    Un abrazo.

  5. A ver, que no sé si lo he entendido bien ¿Quieres poner a liderar la respuesta del pueblo a un tipo capaz de aprovecharse de nuestra gilipollez y de vendernos humo? Éste se queda que ni pintado para presentarse a las próximas elecciones y conseguir sacarnos los cuartos encima de forma voluntaria.
    Siempre lo he dicho, mientras haya tanto imbécil suelto, no seré yo quien recrimine a los espabilaos que se aprovechen de ello, bien que hacen.
    Muchos besos divagador

  6. Interesante lo de los tíos fornidos… menos interesante es que sean americanos, en fin.
    Que la ocasión la pintan calva y si el tío es listo y los demás tontos pues mejor para el lumbreras, que es en definitiva lo que pasa a todos los niveles, como bien has insinuado.
    Un beso infernal!

  7. ¿Representantes? Yo creo que el problema está en los representados. A muchos ya les va bien que la cosa siga así. A los que nos les va bien, ya les va bien que no cambie mucho por si un día les pudiera ir bien que la cosa siga así. Me he quedado fuera de los dos grupos, no porque no pertenezca a ninguno de ellos, sino porque ya me va bien que no sepan donde encajarme.
    Un abrazo. catedrático.

  8. Este espabilado, que fue muy inteligente con esa ocurrencia (si fue espontánea claro), acabaría llevándoselo todo a su cuenta bancaria en Suiza. si lo pones en la administración pública.. como cualquier político, vamos
    PD: no tengo ni idea de deportes porque no me interesan, pero mi chico dice que el fútbol americano es una imitación del rugby, que el realmente noble es el segundo y no el primero… qué hay de cierto en eso?

  9. Abandono modo seguro. Recupero 90% de potencia de hiperespacio. Batallita y propuesta. Día primero de año. Si no recuerdo mal se llama: Orange Ball. Tu y todos los EEUU con un resacón acorde a tu poder adquisitivo. Medio día, horario atlántico. Comida para una boda gitana (o de Texas que es lo mismo con mas rubios) y mas de 4 horas de espectáculo. Como tu ya lo sabrás no tiene gracia pero seguro que muchos no saben lo que es un “ave María”, (yo me encontraba en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, estrella 53?, bueno algo tan curiosos que hasta Ibarreche se hacía la picha un lío) para otros: “Hail Mary”. Y luego los hay espectaculares. Me voy a youtube, espera…..-……venga uno de los últimos: http://www.youtube.com/watch?v=x57agkFxVhs y desde la 40´s yarda

  10. Al hilo de la conversación entre Borgeano y Alter, decir que no puedo estar más de acuerdo, a mí, en ciclismo, que es el deporte que me mueve, no me importa quién sino como, en la pasada Vuelta, por ejemplo, me cae mucho mejor Purito que Contador, con diferencia, pero me alegré horrores por el triunfo del de Pinto, porque fue mucho más valiente, el otro estaba más fuerte, pero fue super conservador y lo que se recuerda en el corazón son las gestas, no los triunfos, que hay muchos.

Los comentarios están cerrados.