‘Cortos de Fondos’ 110/258

numero_110_alterfinesLe contó como se enamoró de aquella mujer, y como fue correspondido. Le contó como era la dama, y el camarero comprendió porque se había enamorado de ella; pero no porque ella le había correspondido.

Sobre este punto necesitaba más explicaciones: el hombre, que bebía pausadamente su copa de whisky mientras le narraba su vida, no parecía el prototipo del amante de una mujer tan  espléndida como la que le había descrito.

–”¿Acaso su marido la trataba mal?”.

Le contó que no, pero que la aburría. Su esposo era siempre previsible, y ella disfrutaba con el riesgo. Prueba de tal aserto era que esa noche le había invitado a cenar, en su propia casa, y con su esposo presente, pues le había engañado diciéndole que se trataba de un viejo amigo de la infancia. Él no conocía todavía al esposo traicionado, y ella había pensado que esa era una manera divertida de presentarlos.

–”¿Y piensa ir?”.

Sí, por supuesto. Le contó que siempre le seguía el juego, porque temía perderla, y prefería morir a no tenerla.

–”¿Por qué no se casa con ella?”.

Le contó que ella rechazaba tan monótona sugerencia. Incluso él mismo sospechaba que, si llegasen a convertirseoficialmente marido y mujer, ella se buscaría sin demora una nueva aventura. Por eso nunca insistió en que se divorciara. Además, él también estaba casado, y su amante le azuzaba para que no mudara su estado, por el morbo que le provocaba.

–”¿No siente compasión por el marido?”.

Le contó que su amor era mayor que cualquier otro sentimiento que pudiera llegar a albergar su alma. Su amor era auténtico, y el auténtico amor es cruel con todo lo que se interpone en su camino. Y ya no le contó nada más; el camarero concluía su jornada laboral, y era hora de que él se dirigiese sin demora al escenario de la pantomima que había tramado su amante.

Fue dando un largo paseo para despejarse; aprovechó la caminata para concentrarse en el papel que se esperaba de él, y llamó a la puerta de la vivienda convencido de su rol: era a todos los efectos un viejo amigo de la mujer. El problema es que le abrió el camarero, un hombre extremadamente celoso y resentido, con una pistola en la mano. El cuerpo de su amante estaba tendido en un sofá, horriblemente mutilado, y el suyo no tardo en hacerle compañía.

Anuncios

54 pensamientos en “‘Cortos de Fondos’ 110/258

  1. Se dice que un caballero (o una dama si vamos al caso), no tiene memoria. Se mereció esa bala por bocazas, más que por otra cosa. Además, seguro de que le dejó poca propina.

  2. En este si que intuí el final, pues me vino a la mente al empezar a leer, aquel chiste del farmacéutico y el joven fogoso…
    Pero te diré que sigue estando perfectamente bordado. Por cierto, has trabajado alguna vez de camarero…?

    Ya sabes.! Un abrazoso.

  3. Buenos días, es que hay señoras que sólo les van los chicos “malos” los bueno les aburren enormente…buen final quizás cada cual tiene lo que se mreece ¿o no? muy bueno Alter, te van las novelas de misterio eh?
    Saludos

    • Hombre, parece más bien que aquí la más ‘malona’ era ella, ¿no? Traviesilla, revoltosa, excéntrica, morbosa… Ese prototipo que a veces nos vuelve locos a los hombres 😉

      Pero sólo a veces, ¿eh? Un abrazo, Gaviota.

      • Bueno yo siempre digo cuando hay una infidelidad, la culpa es al cincuenta por cién siempre o no?
        Feliz viernes guapo

  4. Pues mira yo que me alegro, que la tipa me estaba cayendo mal, tanto jueguecito y tanta hostia, si se aburría que hiciera punto de cruz, no puedes estar jugando con personas de carne y hueso. Quien juega con fuego al final se quema.
    Muchos besos artista

    • Pero Princesa, ¿no quedamos en que tú eras de los de primar la juerga y tomarse la existencia poco en serio? Vamos que te hacía yo un tanto pirómana, y te encuentro convertida en bombera 😉

      Pues que sepas que los de ‘sangre azul’ son bastante libertinos en esos asuntos jjj Besazo.

      • Ey, ey! a ver…voy a hacer una declaración de intenciones. Juerga, vicio, desmadre y todo lo que tu quieras, siempre que no haya nadie más involucrado y menos aún engañado, yo pa esas cosas soy muy legal. Solterita lo que me salga del pepe, con pareja respetando, siempre respetando, no es tanto una cuestión de fidelidad como de lealtad y respeto ¿me he puesto muy seria? Que idiota, ya he vuelto a entrar al trapo je je.
        Besazos para ti locuelo

  5. Hay que ponerse en pie, si señor ;D

    Que no se puede contar esas cosas a nadie, ni a tu mejor amigo, di que ahora tienen toda la eternidad por delante 😀

    Abrazos.

    Ah, el punto de cruz es una actividad harto saludable para la esposa, de acuerdo con Inma, se nota que es una mujer de las clásicas.

        • Dess vete a “cagar” guapetón… A tí te pondría yo a lavar en el río un 12 de diciembre a 0º y con el agua helada, a ver si lo aguantabas, chavalín,,,
          Yo no lo he hecho, pero mis abuelas sí…realizarselo que se dice realizarse, lo haría yo dándote un collejón, guapooooooo
          Ana

            • Es que yo soy como Dr. Jeckyll y Mr. Hyde, o mas bien como el Increible Hulk. Puedo ser muy dulce, pero cuando me altero, me vuelvo verde y me transformo, aunque he de reconocer que muchos me confunden entonces con Fiona, la mujer de Shrek, ja,ja,ja
              Besicos
              Ana

              • A mí me gustan mucho esas respuestas, el pique ya sabes, lo malo es que no suele funcionar muy a menudo 😀

                A veces se lo digo a una que tengo más cerca, lo de bajar a la ria en este caso, “si está a cinco minutos” le digo, nada, no tengo opción alguna de llegar a la puerta de casa siquiera, siempre me agarra 😀

    • Hombre, Dess, lo de contar… recuerda que a los tíos es lo que nos pone… el chiste del naufrago y la rubia buenorra… “¿para qué, si tengo a nadie a quien contárselo?” 😉

      (Más) abrazos.

  6. Si es que el mundo es un pañuelo y nosotros los mocos. Un auténtico caballero no iría por ahí contando esas cosas.
    Y Dess calentando motores para su entrada machista. Sabe más que los ratones coloraos.
    Un abrazo, catedrático.

    • Otro abrazo para ti, egregio, pero te digo lo mismo que al ratón ‘colorao’ de mandíbula prominente: una historia de esas rijosas, si no puedes ir por ahí contándolo y presumiendo, ¿pa qué? 😉

      • A ver catedrático: Los profesionales de la seducción, como el ratón “colorao” de mandíbula prominente o yo mismo, sin ir más lejos, sabemos que en la discreción y el “savoir fair” está el éxito. Los que no os comeis un colín sino de higos a brevas, necesitais el complemento del alarde. Además, exagerando siempre. Aquello del hombre parchís.
        En fin, te dejo que me tengo que ir, aunque nunca te contaré adonde voy.
        Un abrazo, catedrático.

  7. Mira que lo digo veces, los hombres no saben mantener la boca cerrada y de todos es sabido que por la boca muere el pez… en este caso el tonto de turno je.
    Besos posesos y tal.

    • (Me encanta tu nuevo Gravatar…)

      ¿Qué dicen siempre los abogados, Nieves? Si lo vas a hacer, no lo digas; si lo dices, no lo hagas; si lo haces, no lo pongas por escrito; y si lo pones por escrito, búscate un buen abogado… 😉

      Besos (desposeídos, no de su encanto pero sí de su encantamiento; tú me entiendes, porque lo que es yo…)

    • Bueno, no tan inesperado, Winnie, que por aquí abajo ya me esperaban con la mirada torcida, y en esta ocasión no he podido hacerles dar esa voltereta final que es lo que buscan en la ‘montaña rusa’ y en mis ‘cortos de fondos’…

      (Otro) abrazo (no tan enorme, pero igual de intenso jjj)

    • ¡Qué pena, Inspi! Ya está: ya has aprobado en Alterfinesología. Ya no me necesitas para pasarlo bien con un microrrelato 😳

      Snif, snif, qué día más triste…

      ( 😉 )

  8. Tus estadísticas te dirán que lo he leído 😉
    También señalar que lo he disfrutado, ¡pero no puedo comentar mejor porque me caigo de sueño!

    Ah, tampoco me voy sin dejar rastro, pues me parezco a tus protagonistas: tengo un vicio (como ella) y no puedo estar callada (como él): comento todo lo que leo…

    Besitos.

  9. Coqueta, malona morbosa, y además buenorra… ¿no son precisamente las que os vuelven locos?
    Lo malo es que …tenemos fama de “lenguaslargas”, pero ¿como es eso de “ me como una y llevo”. dos?

    Buen relato con mal fín, por cotorro.

    Beso.

  10. Es una historia muy buena. Mantienes la atención en todo momento y fluye a buen ritmo, añadiendo los datos como nudos en una soga que sigue un solo hilo, hacia un punto, como todo buen relato corto. Sin desvíos ni meandros que distraigan al lector de hacia donde le llevas.
    Pero ojo con esos “porque” (junto) y esos “como” (sin acentuar) del primer párrafo. Lo correcto es:
    “Le contó cómo se enamoró de aquella mujer, y cómo fue correspondido. Le contó cómo era la dama, y el camarero comprendió por qué se había enamorado de ella; pero no por qué ella le había correspondido”.
    Te pido disculpas de antemano si te molestan estas correcciones, pero el relato me gusta tanto que es una pena que esas nimiedades lo enturbien.
    Eres muy creativo y muy fecundo, que envidia.
    Tienes mi aplauso.

    • Te agradezco tus felicitaciones, Celsa. ¿Molestarme las correcciones? En absoluto, porque de lo contrario no me hubiese pasado años corrigiendo a los demás jjj (fui jefe de Edición en varios medios).

      Fíjate que tenía entendido que, según las últimas normas de la RAE, ‘como’ y porque’ sólo se acentúan cuando van dentro de una pregunta o exclamación; pero el tema de las tildes diacríticas siempre ha sido objeto de controversia. En concreto, para la palabra ‘como’, cuando introduce oraciones en las que la percepción o exposición de un hecho es indisociable de la del modo en que este se produce (Oyó como/cómo se abría una puerta”, “Oyó como/cómo madre e hijo bajaban la escalera de nuevo”, “Rogelio vio como/cómo Mayra se alejaba”, etcétera), según la Academia, la escritura de la tilde es opcional.

      Y en cuanto al porque/porqué, sólo se acentúa cuando es sustantivo (“el motivo”) y ha de llevar su artículo (“el porqué de su proceder”); no cuando da razón de algo o explica la causa de que algo suceda (“porque te vi llorar”).

      Creativo y fecundo, puede. Pero ninguna de ambas cualidades me aproxima a vuestra forma de escribir (tú y Javier/Qwerty), que es mucho más bella. Un abrazo.

      Bueno, por no ponerme pesado,

      • Menos mal que en Asturias estamos acostumbrados a que nos caigan muchos chaparrones de agua fría, jajaja. Me está bien empleado por “listilla”. Gracias por ponerme al día, una se enquista en la vieja escuela y… en fin… Creo que yo seguiré escribiendo los “cómo” y “como” con su tildita, y ¿por qué?, pues porque soy una antigua y una ya está muy mayor para que le anden mareando la perdiz..
        Gracias por tu amable aclaración.
        Un abrazo.

        • Mira que no nos conocemos en persona –aún– pero no te permito que te llames a ti misma ni listilla, ni antigua. Por lo menos te paras a debatir sobre normas ortográficas, que ya es más de lo que muchos soportarían; y me encanta: no discutía –en el sentido que le da el DRAE a esta hermoso verbo, y no en el que entiende mucho desinformado– de estos temas desde hacía tiempo.

          Celsa: hoy somos muy pocos los que mostramos un mínimo interés por escribir correctamente; que es lo mínimo, ¿no crees?

          Un abrazo (y haz con los ‘comos’ y los ‘porques’ lo que te venga en gana, que para eso eres una gran señora).

Los comentarios están cerrados.