Eliminar un poco de adrenalina

Un vidrio casi irrompible, formado por múltiples capas –lo que lo vuelve muy resistente– utilizado en bancos, salas de exposiciones, museos… Y digo yo, en días de esos de ‘bajón’, de estrés, de otoño tristón o simplemente por hacer el gamberro, ¿quién no se cambiaría por alguno de estos tipos que intentan romperlo sin éxito, a base de pico, maza o hacha?

Anuncios

24 pensamientos en “Eliminar un poco de adrenalina

  1. ¡Cómo nos agradaría a mis colegas y a mí desatar nuestra furia de ese modo, después de tediosas sesiones universitarias con maestros perniciosos y aburridas lecturas! 😀

    Un abrazo (cordialísimo y que perdure aunque sea un ratillo)

  2. Je je, nunca he creído en esto como terapia, que sé que se usa, aunque a mi niña de pequeña le daba un cojín para que se desahogara golpeándolo contra lo que quisiera, no me atreví a darle un martillo.
    De cualquier manera, desahogarse con algo que no se rompe o cuesta tanto ¿no termina creando aún más frustración? Creo más en un güisquito y una charla amena con un amigo para relajarse, pero para gustos colores, yo tengo suficiente con el desahogo verbal.

    Me ha recordado ayer en el tren un cartel que siempre que lo leo me hace mucha gracia – rompa el cristal para acceder al martillo – un martillo para romper los cristales en caso de urgencia, ya imagino que ese cristal primero se romperá con facilidad, pero el bucle me fascina, y siempre me imagino buscando un segundo martillo para romper el cristal que da acceso al primero.

    Muchos besos, esto si es divagar guapo, se me va la pinza

    • La charleta con los amigos (yo ya con alcoholes fermentados, mejor que con destilados, por prescripción médica…) es obligatoria; lo de liarse a golpes con algo es opcional, pero en todo caso recomendable de tarde en tarde 😉

      Me has recordado una imagen que puse acompañando a una entrada, en la que había un botecillo de pegamento de contacto dentro de una pequeña urna de cristal con el letrero “rómpase en caso de necesidad”; como dices tú, un auténtico bucle…

      (Más) besos.

  3. Eso no es desahogo, ¡eso es pillarse un mosqueo de infarto!
    Para desahogarse hay que romper de manera fácil.
    Nada como una buena vajilla. ¡Ahhhh la fuente! ¡No, la fuente no, que era de la abuela!
    ¡Te jodes!
    Eso sí que desahoga… 😛
    Besazo

    • ¡Claro, que ventajista! 😉

      Si te dejan acabar, por este orden, con la figurita de Lladró, el cuadro que pintó tu suegra en su curso de manualidades y uno de los juegos de café regalo de bodas, entonces no hace falta vidrio, ni cristal irrompible, ni horas y horas de psicoterapia 😀

      (Otro) besazo.

  4. Pues hombre….yo me cambiaría por alguno de ellos pero para hacerlo con éxito!!
    Y para hacer el gamberro no sé…. ¿que tal llamar a unos cuantos timbres y echar a correr? 😀

    Besos otoñales, estresados pero no tristones!

  5. Pues me parece una buena idea, salvo que tengo la sensación de que mi furia, en lugar de decrecer aumentaría, por lo cual acabaría a los tiros contra el cabrón. Supongo que después estaría muy relajado, eso sí.
    Súmenme a la lista.

  6. Bah, le meto un grito al cristal y a lo mejor no se rompe, pero tiembla seguro. No se puede negar que es un buen cristal… Pero yo apuesto por la vajilla. Un besito.

Los comentarios están cerrados.