Ray Bradbury (1920-2012) Escritor de ciencia-ficción estadounidense

“¿Los electrónicos? Eso no son libros. Los libros sólo tienen dos olores: el olor a nuevo, que es bueno, y el olor a libro usado, que es todavía mejor”.

Anuncios

52 pensamientos en “Ray Bradbury (1920-2012) Escritor de ciencia-ficción estadounidense

    • Para eso supongo que se suben solas las ‘opiniones’ (de verdad que yo no intervengo 😉 ), para que expongáis vuestro parecer y se sepa quién asiente y quien reniega.

      Abracete coleguil.

  1. Totalmente de acuerdo. ¿Cómo coño regalas un libro eléctrocino y le colocas una dedicatoria manuscrita? ¿Cómo vas a la estantería buscando un libro y te encuentras con otro y cambias de opinión de repente?
    Supongo que convivirán durante muchos años.
    Un abrazo.

    • El segundo argumento es demoledor, Miguel: a mí me ha pasado, y no una sino muchas veces. El primero, sin embargo, tiene solución: abres el ‘PDF’ o el ‘doc’ y le escribes (eso sí, con una tipografía que imite la caligrafía manual) la dedicatoria.

      Y sí, tienes razón: van a convivir hasta que llegue una generación que no pueda explicarse el porqué de ese amor hacia la pulpa de papel impresa, quedando tan poco árboles en el planeta…

      (Otro) abrazo.

  2. Pues ya sabes por alguna de mis entradas lo que opino sobre los libros electrónicos, para mí un libro es más que un montón de palabras formando frases, necesito manosearlo, subrayarlo, escribirlo y sobre todo olerlo, y eso que ya no huelen como antes.
    Me gusta que nada uno de ellos tenga entidad propia y que acumulen polvo en mis estantes. A un libro electrónico no puedes cogerle cariño, a un libro sí, lo puedes hasta achuchar.
    Besitos

    • Fíjate que, siendo cierto todo lo que expones, yo empiezo a verle la gracia a los libros electrónicos, por sus enormes facilidades para todo: menos espacio, menos peso, menos daño al medioambiente…

      Mi Santa y yo tenemos una biblioteca bastante grande, pero dudo mucho de que nuestra Adolescente favorita vaya a tener un par de estanterías gigantes, otras dos más pequeñas por los pasillos de casa y un despacho donde apenas cabe un ser humano de la cantidad de baldas con libros… ‘O tempora, o mores’ que decía Cicerón…

      (Más) libros

    • Lo sé, porque yo tengo el mío. Pero me pasa como a Miguel, que en cuanto acabo una lectura y quiero fisgonear lo siguiente que voy a leer me voy automáticamente a la estantería, para ir pasando de uno a otro. Y no me voy a Internet, para elegir…

      (Más) besines.

      • Abierto sí, pero de ventanas no de puertas. Me explico con un ejemplo real. Dispongo de lector de libros digitales que utilizo única y exclusivamente en el trasporte público de lunes a viernes en lo que dura mi trayecto al trabajo y del trabajo a casa, y aún así llevo siempre un libro en papel en el morral, pequeño, manejable y de lectura sencilla. Para todo lo demás libro en papel, sí siempre por favor.
        Saludos
        or favor

  3. He leído que se ha hecho un estudio que proponía como “estrategia de marketing”, impregnar de aromas a los libros, segun con el efecto que se quiera conseguir, para estimular la compra, ya que el libro atrae no solo a partir de la vista y el tacto, sino también y muy fuertemente, por el olor…
    Un poco extraña la propuesta ¿no? por supuesto llamativa… y sigo sin podérmela creer.
    Prefiero un buen libro, con olor a muy usado, pero, hay gustos para todo.
    Los electrónicos no me gustan.

    Un abrazo.

    • Interesante, pero un poco preocupante idea. A ver, la sinestesia (relacionar varios tipos de sensaciones, provenientes de diferentes sentidos) lleva estudiándose en neurofisiología mucho tiempo, pero que lo intenten explotar el marketing y la publicidad es, cuando menos, preocupante. A ver qué nos intentan vender…

      Pero efectivamente, tienes razón: hay gustos para todo. (Otro) abrazo.

  4. Sabio donde los haya, aunque terminemos más tarde o más temprano en esa pantalla inpersonal y casi intransferible.

    Yo casi sólo uso libros de segunda mano. Me gusta rebuscarlos en las pilas de los mercadillos domingueros, llevarme la sorpresa ante una joyita, dejarme seducir por un título desconocido en las manos empolvadas de tiempo.

    Bordes amarillentos, olor a tiempo, sendas en el margen que alguien una vez recorrío y dejo sus huellas en caligrafía impecable… quizá hasta un trozo de periódico u hojilla parroquial a modo de marcador, o un billete de metro… a veces hasta una fotografía, una postal. Y las líneas vuelven a vivir…

    El olor de un libro usado es inevitablemente mejor que la superficie limpia de un cristal, tan inevitable como que las sendas en el margen se perderán con ese cristal.

    Un abrazo, mi estimado… y gracias nuevamente por tu generoso regalo.

    • Soy de tu opinion, Juan, pero he de reconocer que, a pesar de mi misma y de todo lo que los he criticado, los libros electronicos tienen muchas ventajas, sobre todo para los que siempre andamos con la mochila a la espalda y no siempre estamos en lugares donde hay bibliotecas… aunque si una conexion a internet que, por mala que sea, te permite bajarte aquel libro que quieres leer y que, de otra manera, seria inaccesible…

      Pero si, me quedo con los libros de quinta mano llenos de historias y olores de los que antes los leyeron….

      Un fuerte abrazo para los dos.

      • Yo siempre ando con una mochila en el hombro, escasa en su contenido… siempre caben dos o tres libros. Pero lo sé, terminaré mirando palabras en un cristal inodoro.

        Otro abrazo

        • El problema es cuando te acabas esos dos o tres libros y vives en un sitio donde hay que tirar del trueque… si tienes suerte. Así que, al final, acabas claudicando.

          (También te digo que desde que me compre el Kindle no lo he utilizado jaja)

      • Ese es el espíritu: adaptarse a las comodidades que nos facilitan los avances tecnológicos sin renunciar a las costumbres aprendidas. Pudiendo elegir, si uno está cómodamente sentado frente a la chimenea de casa, el libro impreso; para esperar de pie, en la cola de una aduana, donde no sabes si el tiempo de lectura será de 5 o de 50 minutos, el electrónico.

        Dos fuertes abrazos para ti. Y uno para Juan 😉

    • Supongo que sí, Juan, que es cuestión de tiempo; y no demasiado…

      El libro leído, acariciado, posado sobre el pecho mientras reflexiona uno sobre lo leído… Eso no tiene parangón con una máquina. Pero, los tiempos cambian, y las necesidades también: piensa en la cantidad de árboles que salvarán su vida…

      Gracias a ti por ese regalo: nada menos que un poema de Octavio Paz. Inigualable.

      • También hay bosques que florecen porque financiamos su sostenibilidad gracias al papel, o al corcho, o a sus frutos… ¿Qué sería del mar esmeralda que cubre media Valladolid sin sus piñones?

        Bueno, no es una excusa, sólo otra visión. Me gusta ver las cosas desde todos los ángulos posibles.

        Pero el centro eran los libros. Y sí, nos rendiremos, o simplemente aceptaremos que es mejor… aunque siempre nos quedará tomar a un pequeño de la mano y mostrarle los tesoros de otros tiempos, será un instante extraordinario…

        Octavio Paz, otro instante extraordinario… habrá libertad bajo palabra en un trozo de cristal… seguro que también.

        Un abrazo

  5. Páginas dobladas, tapas raídas, un billete de tren entre sus hojas que te hace recordar aquel día tan importante……

    Aunque, si no fuese por esta pantalla….. no te podría leer.

    Besos

    • ¡Es cierto! La cantidad de recuerdos (que en su momento sirvieron de ‘marcapáginas’) abandonados en el interior de los libros…

      Gracias, Money: tú siempre atenta a los detalles, que no por pequeños son menos importantes.

      (Más) besos.

  6. He de confesar que para leer una novela y disfrutar, para mí, no hay nada como el libro en papel. Qué también es cierto que si son muy viejos me dan cierta alergia, pero no me importa me aguanto.
    Pero, amigo Alter, para libros de trabajo, técnicos, el libro electrónico es una maravilla: tomar notas, traducir sobre la marcha, diccionario incorporado… y que todo esto esté disponible en el ordenador, en el móvil, …
    Un abrazo.

  7. Pues sí y no, querido Bradbury, le diría yo si pudiera hablar con el más allá.
    ¿Acaso lo contado en uno de sus libros deja de ser una buena historia por estar en un libro digital? ¿Se esfuman sus palabras, la forma como las hila y el mensaje que pretende?
    Odio las GRADES FRASES que parecen verdades supremas. Creo que cuando alguien (sobre todo de su categoría) suelta una perla como esa, debería concretar lo que dice, que no es más que lo que todos los que nos gusta la lectura decimos: “Prefiero leer en papel, con su olor a usado (o a nuevo) antes que en una pantalla” (sobre todo si tiene este fondo tuyo, amigo Alter 😉
    Eso sería como decir que prefieres leer un bodrio en un libro-papel que una obra de arte en uno digital. ¿Acaso el papel lo convierte en magistral?
    Reflexionemos y no confundamos churras con merinas, Bradburyn, que estaría tirando piedras contra su propio tejado 😉
    Yo tengo un lector electronico y bueno…, es para lo que es (salas de espera, viajes,, playa…, como no pesa…) pero nada más.
    Saludos.

    • Bueno, la verdad es que para ser justo habré de señalar que la frase no es un aforismo que Bradbury escribiese como tal, o pronunciase en una conferencia, sino que se trata de una frase extractada de una entrevista –la última que concedió, creo recordar, a un periódico ‘yankee’– publicada por ‘Babelia’ hará sus buenos tres años… Así que sí, supongo que hay un contexto, del que a lo mejor yo os he privado; pero me llamó enormemente la atención el que un escritor de ciencia-ficción renegase de los avances de la técnica: es como si Henning Mankell, Paul Auster y Javier Marías fundasen un club antidistribución editorial en librerías, aduciendo que quieren que sus libros se vendan sólo en tintorerías…

      La verdad es que yo cada vez le encuentro más ventajas a los libros electrónicos, por sus enormes facilidades para todo: menos espacio, menos peso, más acceso a Internet (y por lo tanto a fuentes de consulta), menos daño al medioambiente…

      Un abrazo.

  8. Yo sin embargo carezco de prejuicios, me da tanta pereza el libro en papel como el electrónico, soy más de que hagan la peli y verla, para qué nos vamos a engañar 🙂

  9. Pues te recomiendo entonces algunos de Delibes, como El camino, con el Dani el Mochuelo, el Tiñoso y el Moñigo, una delicia, aunque termina algo triste, como los tiempos que eran.

    • Querido Juan, creo que no hay chaval de más de treinta años que no se haya leído esa y la de “Crónica de una muerte anunciada” 😀 o “Requiem por un campesino español”, “Rimas y leyendas” y similares, cosas del cole.

      Por cierto, por fortuna la única profesora que mandó lectura para vacaciones en vez de los típicos cuadernillos de Santillana fue la de mi nena, al menos algunas no pierden las viejas costumbres 😀

  10. Entonces “Señora de rojo sobre fondo gris”, ésta no la enseñan en el cole, y es uno de los libros más bonitos jamás escritos, también de Delibes.

  11. Me costó un poco dejar de considerar un libro como un objeto. Me explico: yo iba a una librería, escogía un libro, lo compraba y me lo leía. Luego lo dejaba en una estantería que monté en mi habitación. A medida que iba creciendo en número de volúmenes, cada vez veía mi biblioteca particular con mayor satisfacción, hasta que por una cuestión de economía dejé de comprar y empecé a sacar los libros que leía de las bibliotecas públicas. Al principio era duro devolver el libro leído, pues de alguna manera (¿narcisismo?) me gustaba verlos ahí expuestos, como trofeos de caza. Al cabo de un tiempo todo eso cambió, y ahora, para mí, los libros no son más que lo que son: ideas, imágenes, conceptos formados por cadenas de palabras en letra impresa. Lo importante es leerlos y disfrutarlos, no poseerlos. Así que ¿electrónico o papel? ¿Y qué más da?

    • Por supuesto, Jorge: lo importante es haber dejado que te impresionaran, disfrutarlos, extraer de lo que de bueno tiene cada uno… ¿El formato? Dependerá del estado de ánimo, del momento, de cada individuo…

      Qué gran sitio, las bibliotecas públicas: que me lo digan a mí, que conocía a mi Santa en la de la Facultad de Periodismo 😎

      Un abrazo (bibliográfico)

  12. A mí me gusta leerlos con un boli en la mano, y voy subrayando lo que me gusta. Doblo las esquinas ¡no para saber donde dejé la lectura!, para eso utilizo un señalador (objeto también imprescindible), sino para poder encontrar “aquel” párrafo que me encanta volver a leer una y otra vez 🙂

    Notita: me los compro siempre que puedo, porque los que me prestan son sagrados y los devuelvo intactos, ¡faltaría! 😉

    Así que seguiré a la antigua usanza, oliendo y tocando la tinta 🙂

    Muchos besitos!

    • Pues fíjate, Emy, que en su afán por imitar lo que conocíamos, los libros electrónicos permiten casi todo lo que describes: desde recordar automáticamente dónde estabas cuanto te ‘quedaste frita’ la noche anterior, hasta marcas páginas o párrafos que te han interesado, para poder volver a leerlos.

      Tal vez lo malo es abrazarlos contra el pecho cuando te emocionan, porque el cristal y la carcasa metálica o de plástico, no sé yo si resultarán muy amorosos 😛

      Muchos (más) besitos

      • ¡Qué interesante saberlo! 🙄 acabas de darme una idea para Reyes 😀
        Lo de “frío” se arregla con una fundita de peluche, con sus orejitas y todo, así de paso, también lo personalizamos 🙂

        Muchos besitos!!

  13. Puds no eztoy xe acuerdo. y conste que pfeciero el papel. por el olor. por el manoseo. por el mundo que representa… pero el ebook es bastante practico para viajar por ejemplo. y ademas hay que axaptarse a los nuevos tiempos y disfrutar sus ventajas
    PD estoy en el tlf (por la redaccion)

  14. “Los electrónicos? Eso no son libros. Los libros sólo tienen dos olores: el olor a nuevo, que es bueno, y el olor a libro usado, que es todavía mejor”.
    Ya te dije que me repito más que el ajo, y yo Añado, es el amigo más fiel y jamás te pone los cuernos ni te abandona por otra!! para mi un libro es vida, aquí en la pantalla, no me gusta además me duelen, luejo los ojos
    Saludossssss

    • Pues precisamente están pensados para que la pantalla no esté retroiluminada, que es lo que ‘mata’ de los portátiles, sino que parezca realmente escrita a tinta; y creo que el efecto está bastante bien conseguido…

      Un abrazo, Gaviota con jaqueca jjjjj

  15. Hace un par de años que tengo un ebook, y …. lo confieso. Tener mis libros de lectura, incluso paso pdfs de los blogs que me gustan para leerlos tranquilamente, mis apuntes, y tenerlos en una cosita tan pequeñita, me agrada. Leer, es lo importante, creo. El libro físico, también me gusta, eso de dejar la pagina dobladita por donde vas. Lo cierto que con esto de estudiar, lo hago en libros que marraneo con colorines, y si… tienen otra manera. Pero el ebook, quiero defenderlo, me ha acompañado en muchos momentos, y me ha dado la oportunidad de pasar de un libro a otro sin tener que llevar todos los libros en el bolso. 🙂

    • Por supuesto que al final, lo verdaderamente importante, es la lectura, Inspi. Mira, como le decía a Celsa, éste es un fragmento de una entrevista con Bradbury que yo he entresacado porque me ha hecho gracia que un autor de ciencia ficción tan renombrado (y que a mí personalmente me ha encantado siempre) se muestre tan poco partidario de las nuevas tecnologías 😐

      Por lo demás, te comprendo y cada vez te imito más en lo que al uso del libro electrónico se refiere.

      Un besote.

  16. Me voy a posar aqui…si porque me gusta la frase por lo cierta que es…si algo me gusta es el aroma a libro nuevo y aquellos que con el paso del tiempo dejan sus páginas asi como…”blanditas”…
    Mi rejilla captó tu energía…y me transmitio buenas vibraciones…somos lo que podemos ser..no lo que en verdad quisiéramos…yo estoy con el firme propósito a aproximarme lo máximo a ello…y cuesta eh?? y cuando llegue la hora metamorfearme en lo que sea.pero que sea bonito y con alas si me dejan pedir pero ..¡que más me da si no me voy a acordar ni que lo estoy pidiendo ahora!!!
    Besos con alas…hoy entre por la puerta…y menuda diferencia ves todo lo que parlotee?

    • Cuesta, pero como decía el otro, nos va la vida en ello 😉

      Y una vez que le cojas el truqui, verás como metamorfosearte de tanto en tanto es sanísimo jjj

      (Más) besos con alas (aunque me temo que las mías son más bien como las de los patos…)

Los comentarios están cerrados.