Nada sobre lo que leer o escribir…

Ahora que los fascistas andan con una de sus grandes aspiraciones de siempre –es llegar al poder y empezar a vérseles el pelo de la dehesa…– que es lograr que la educación pública se deteriore a base de recortes, para que la riqueza vuelva a ser determinante para lograr una formación adecuada, y por lo tanto ésta quede restringida a las clases sociales superiores, no está de más recordar palabras como las del ‘Profesor Holland’, un personaje de película que, al estilo de ‘El Club de los poetas Muertos’, inspira con su extraordinario ejemplo las vidas de sus alumnos.

Anuncios

32 pensamientos en “Nada sobre lo que leer o escribir…

  1. Crear una generación que no tenga la capacidad de pensar… Ahí esta el quid de la cuestión! En nuestro caso la vuelta a la España profunda, para que el poder lo ostenten los de antes. Acaso lo dudabas? Un besazo desde aquí.

  2. Desde las cargas policiales, hasta cualquiera de las palabras que usan, dejan entrever perfectamente los años 70. Nada como una fanática disposición al poder económico para dominar a los que deberías proteger, por encima de todo, pero al igual que en los Santos Inocentes, las cosas cambian y el poder puede acabar colgando de un árbol… Hoy en día todo pende de un hilo…

    Se siente vergüenza, se siente pena y tal vez (y digo sólo tal vez) el paso adelante de los catalanes debería de ser tomado como un, basta ya..! y no de otra manera porque cuando tu madre octogenaria, se preocupa y te dice que le recuerda a otros años de juventud… creo que es el momento de plantarse.

    Mecagoentó y mecorroelasangre…!

    • Vigila tus arterías, Josep. Que se indigna uno, de ahí se pasa al cabreo, y la liamos… Se siente, como tú dices, mucha vergüenza y mucha rabia cuando esta gentuza emplea la crisis como salvaconducto para todo: recortar derechos, imponer por la fuerza, etcétera.

      Lástima de soga, de rama firme y de uno pocos años menos, porque me acuerdo de aquello de Miguel Hernández de “sangre que no se desborda, juventud que no se atreve, ni es sangre, ni es juventud, ni reluce ni florece”…

      Un abrazo (contenido).

        • Pensaba no anoche, viendo el Telediario, que destruir un ya maltrecho estado del bienestar es grave; no escuchar las voces de toda la sociedad es grave; frustrar el futuro profesional y personal de varias generaciones es grave; emplear la violencia física e intelectual contra los ciudadanos es grave; socializar los costes de la deuda privada de las grandes empresas es grave; relegar a la mujer al papel del Medievo es grave; hacer todo eso sin comunicárselo a los ciudadanos es grave, etcétera. Pero no se sabe qué da más miedo, si que ellos lo hagan (al fin y al cabo son los fascistas de siempre, con caretas nuevas) o que exista gente que lo apoye. Eso es lo que más miedo da: pensar que tu vecino o tu cuñado les vota y les apoya.

          Buen sábado (y ya puestos, buen domingo)

  3. El problema de este mundo es que son los estúpidos quienes siempre terminan llegando al poder. Platón decía que si los filósofos no pueden ser reyes, los reyes deberían ser filósofos. E intentó poner en práctica sus ideas. Terminó en prisión, claro.
    Buena película, a juzgar por el trailer. Habrá que verla.
    Un abrazo.

    • “Los santos inocentes” es un retrato de nuestras raíces… Muy recomendable para no olvidar lo que logramos con mucha lucha y que estamos en camino de perder otra vez.
      (Perdón por la intromisión)

      • Peliculón, Nieves. En esta casa, tú no interrumpes, ni te entrometes: viene pero que muy a cuento, porque esta gentuza empieza a manejar esto como su finca. Y como dice Josep va a haber que sacar la soga como el Azarías…

  4. La misión del poder siempre es cercenar el pensamiento o llevarnos al pensamiento único, sea este el que sea. Y la misión de la cultura siempre es criticar al poder.
    Por cierto, que te mandé para acá dos premios que rulaban por la red. Ni me lo tengas en cuenta, empezó asquerosamentesano.

    • Muchas gracias, Miguel: a tu sitio fui a agradecértelo en persona.

      Y tienes toda la razón: el poder corrompe, y hace que el que está en él quiera seguir a toda costa (aunque sea a base de idiotizar al personal); pero el poder absoluto (y estos tienen mayoría: ay, de nosotros) corrompe absolutamente: no lleva ni un año y esto ya empieza a parecerse a la España de los Planes de Desarrollo…

      Un abrazo.

  5. Me llama la atención el título de tu post, ¡¿te parece poco?! O_O
    Sé que ha sido intencionado 😉

    Tengo el miedo, por el futuro cercano de los míos, metido en el cuerpo… es la primera vez que me siento así.
    Una película espléndida, perfecta para ilustrar tu post.

    Saliéndome del mensaje, no puedo irme sin señalar que Richard Dreyfuss es un actor como la copa de un pino.

    Besitos de buen finde!!

  6. ¡Espera, espera, que ya me ha hecho efecto el café!! jejjejee

    “Nada sobre lo que leer o escribir”, es lo que responde Holland!!: “cuando se hayan cargado las artes, no quedará nada sobre lo que escribir. ”

    Es curioso que no lo relacionase al momento, porque cuando he escuchado la frase en el video, es la que más me ha impactado.
    Bueno, ya me irás conociendo… yo a mi ritmo, jejjeje

  7. ¿Quizá quieran una generación que no piense, que no proteste?
    ¿Quizá necesitemos muchos “Profesor Holland” para que eso no llegue a pasar?

    En fin, voy a seguir estudiando…….y pagando claro. No me ha quedado otro remedio.

    Besos

    • Desde luego, yo llevo tiempo reclamando un poco la figura de los intelectuales: ¿dónde están los escritores, los filósofos, los sociólogos…? Esa gente que siempre da un poco la voz de alarma…

      Besos, Money. Buen fin de semana, y paciencia…

    • Recuerda estos versos de Miguel Hernández que le decía un poco más arriba a Josep: “Sangre que no se desborda, juventud que no se atreve, ni es sangre, ni es juventud, ni reluce ni florece (…) si la juventud de España, de un impulso solo y verde, alzara su gallardía, sus músculos extendiese contra los desenfrenados que apropiarse España quieren, sería el mar arrojando a la arena muda siempre varios caballos de estiércol (…) La juventud siempre empuja la juventud siempre vence, y la salvación de España de su juventud depende”. Ellos tienen la llave, pero han de despertar, ¿no crees?

      Un abrazo (casi, casi joven 😉 )

  8. En mi pueblo, mi abuela me contaba que estudiaban el hijo del alcalde, el del médico y los “sobrinos” del cura y pocos más… si alguien humilde quería estudiar debía entrar en el seminario, previa recomendación del cura, y salirse, a tiempo, una vez terminados los estudios… no permitiremos que esto vuelva… ¿verdad?
    Un abrazo.

  9. Qué ciertas y qué terribles las palabras del profesor Holland… “dentro de poco no tendrán nada sobre lo que leer ni sobre lo que escribir”, además de tremendamente contemporáneas.
    Cuando un gobierno antepone el poder del dinero al del conocimiento, el de las finanzas al de la enseñanza, etc. no merece pertenecer a esta sociedad.
    Muy acertado traer la novela de Delibes para ilustrar aún más este sinsentido por el que (véase la película) parece que no hubieran pasado los años.

  10. Espero que no se vuelva a lo que estoy leyendo en los comentarios que ocurría en los 70… tengo esperanza a pesar de todo de que no sea así… aunque eso de crear gente sin la capacidad para pensar pasa desde hace tiempo, el sistema está hecho para enseñarte una serie de conocimientos y ya está, lo demás queda de parte de las ganas del estudiante… o por lo menos yo lo veo así

    • Sí, pero lo malo es que estos que mandan ahora siempre han tratado –cuando han estado en el poder– de hacernos retroceder en educación, en baneficios sociales, en conquistas laborales… La experiencia de cuando mandaban sus padres y sus abuelos (porque los hay que comparten apellidos de triste recuerdo para mucha gente) no nos indica nada bueno.

      Y respecto a lo otro, sí: la escuela, el instituto y mucho más la universidad lo que ha de hacer es inculcarte el afán por saber más, y no conformarte con aprobar. Pero eso, con recortes, con profesores desmotivados, etcétera, parece que va a ir siendo cada vez más difícil. Lo que quieren es, una vez más, que el dinero condicione la educación de calidad, y esa sólo la puedan recibir ellos. ¡Clasistas que son!

      Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.