‘Cortos de Fondos’ 100/258

numero_100_alterfines“Su falta absoluta de coherencia interna es sólo la más evidente de las numerosas carencias que muestra la obra dramática estrenada anoche, en el Sunset Theatre”, comenzaba a dictar por teléfono su crónica el crítico teatral del Herald Post, cuando sintió a sus espaldas como se abría la puerta corredera de la cabina pública desde la que dictaba su demoledora filípica.

Por la misma se introducía, sin hacer ruido en tan angosto espacio, el conocido empresario de variedades Ernest Bluewell. Cheque en mano, acertó a interrumpir, sin mediar palabra, la labor del experto dramaturgo, para introducir en el bolsillo superior de la americana de su smoking un cheque al portador por 3.000 dólares. Tras lo cual abandonó el cubículo con gesto satisfecho.

“Claro que se trata de una nimiedad sin importancia, pues queda ampliamente compensado con la poderosa e intensa puesta en escena de sus protagonistas, un guión increíblemente original y verosímil, y esa sabia dirección de actores que sólo su creador y principal artífice, el director John W. Carmine, es capaz de…”, continuaba dictando con naturalidad a su becario en la redacción, mientras miraba al trasluz la autenticidad del documento bancario, y sonreía convencido de la misma. “…Para quien quiera presumir ante sus conocidos de no haber echado a perder la presente temporada de teatro, esta obra es, en una palabra”, concluía, despidiendo con un elegante sacudir del documento bancario al benefactor, que se alejaba entre la multitud, in-dis-pen-sa-ble”.

(Y llegamos al número 100, que se supone que es un hito, una cifra redonda y aparentemente especial. Lo que sucede es que ni siquiera supone la mitad de los 258 microrrelatos que tengo pensado concluir, si no me jubilo antes; así que dejamos para mejor momento cualquier celebración).

Anuncios

21 pensamientos en “‘Cortos de Fondos’ 100/258

    • Por supuesto. Me acuerdo de un compañero de clase que llegó un día y le soltó al cura de Gramática, “que ha dicho mi Mamá que qué quieres usted por Navidad si me aprueba” 😀

      Un besote (dominical)

  1. “¿Que si me sobornaron? ¡No, falacias! Todo mundo sabe que mientras más ceros el número, más dulce la crítica se torna. Cada cero es como un granito de azúcar. ¡Hombre! ¿No para eso asistieron a la escuela?”

    Como dijéramos por acá, le “dieron mordida” 🙂

    Un abrazo y saludos especiales (sin soborno 😉 )

  2. Cony..! Y yo que pensaba desde el primer día… que tal día como hoy habría pastel y velitas, cachus! hubiera sido una buena manera de tomar una copa de cava… bueno, esperaré…

    m’agrada.

  3. Un día telefoneé a una antigua profesora de Psicología para que me diera su opinión sobre un problema que tenía por aquel entonces. Después de las preguntas de cortesía tras tantos años sin habernos visto, le confesé que había escrito una novela pero que las editoriales pasaban de mi cara. Ella me contestó que era amiga de un conocido crítico literario y que podía hablarle de mí. Mi antigua profesora me llamó dos días más tarde diciéndome que había hablado con su amigo y que éste le había dicho que yo mismo le dejara un manuscrito de mi novela en su buzón de correo en su piso de Barcelona, calle… Me dije a mí mismo que mi novela no era un folleto de Ikea, además de ser lo suficientemente gruesa como para no caber en un buzón convencional y, dado que tenía su dirección, escribí una carta al gran crítico en la que le hablaba de mi novela y le invitaba a que me telefoneara o escribiera para acordar una cita. No hubo respuesta.
    Tal vez la carta se perdiera en el camino, tal vez no. ¿Hubiese sido distinto si en lugar de una simple carta hubiese añadido un cheque de 3.000 euros? Me da en la nariz que sí. Pero si pudiese ir por ahí firmando alegremente cheques por esas cantidades no estaría buscando un editor para mi novela.

    • “Money makes the world go round, the world go round…” cantaba en su cabaret ¿era Liza Minelli? ;D

      Hiciste bien, amigo: si firmas el primero tienes que tener dispuesta la chequera para el siguiente, el otro… y así.

      Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.