‘Cortos de Fondos’ 89/258

numero_89_alterfinesEnterada por una buena amiga de su reciente inauguración, acudió a la Biblioteca de Recuerdos Futuros con una lógica mezcla de ansiedad y escepticismo.

–”Y ¿qué ocurre si consulto un recuerdo que tendré supuestamente en el futuro, y después, cuando salga de aquí, decido no hacer aquello que me puede llegar a provocar ese recuerdo?”, consultó con el joven bibliotecario que manejaba el ordenador de búsquedas.

–”Debería de planteárselo al revés: si no llega a realizar esa acción nunca podrá tener el recuerdo de haberlo hecho, y por lo tanto nosotros no lo tendríamos registrado nunca en su ficha personal. Es lógico, ¿no le parece?”, explicó él con encantadora naturalidad, a pesar de que seguramente había tenido que responder a esa misma pregunta cientos de veces en las escasas semanas que llevaba abierto el centro.

Sigue leyendo

‘Cortos de Fondos’ 88/258

numero_88_alterfinesEstaba siempre a mi lado. No había forma de que me dejase hacer algo, sin que su presencia condicionase todos mis actos. Y a veces no me importaba, porque pasaba desapercibida. Pero hay días en que uno no está de humor para nada; esas veces que difícilmente te soportas a sí mismo, como para estar pendiente de ella… Si trataba de evadirme con una actividad manual, como regar el jardín o reparar el coche, era la primera en apuntarse; si por el contrario mi idea era concentrarme en la escritura o relajarme con un buen libro, en la terraza, allí estaba ella la primera.

Era incansable, parecía inasequible al desaliento; pero yo estaba decidido a tener mi propio espacio, sin que nada ni nadie me arrebatase ese derecho. Y a punto de irnos a la cama di con la solución.

Sigue leyendo

Cartelicos aleccionadores XXXIII

(Un resumen de los enviados a los amigos y conocidos en los últimos tres años)

‘Cortos de Fondos’ 87/258

numero_87_alterfinesPor primera vez en su larga existencia, el Círculo de Amigos de la Magia convocó una cena multitudinaria de recogida de fondos. Trataba de recaudar donativos de amigos y simpatizantes para su maltrecha tesorería, exhausta de tanto apoyar económicamente a jóvenes valores y de financiar nuevos trucos, que nunca acababan de salir bien y le costaban un dineral en indemnizaciones a las familias de sus protagonistas.

De manera que sus responsables anunciaron el alquiler del estadio olímpico con el que contaba la ciudad, convocaron de manera pública el acto promocional y, a los dos días, ya habían logrado vender –y a buen precio– todas las invitaciones.

Sigue leyendo

Impuestos holandeses, administración mexicana

cookies_alterfinesAl que riegue su jardín o llene su piscina, en zonas de sequía prolongada y cortes periódicos en el suministro de agua; a la cafetería o restaurante donde permitan fumar en su interior; a los que arrojen colillas encendidas al campo desde su automóvil o a través de la ventanilla de un tren; al que no cobre el IVA y trabaje “en negro”; a los padres que manipulen o directamente falsifiquen los méritos que permitan matricular a sus hijos en el colegio deseado… La lista de actividades denunciables parece aumentar cada día que abre uno el periódico o escucha la radio mientras se afeita. Y es que, en el colmo del desahogo, nuestros mandamases se han propuesto que nos pasemos el día acusándonos los unos a los otros, mediante campañas en las que se hace recaer descaradamente la responsabilidad de numerosos problemas sociales sobre las espaldas del ciudadano: si no presentas una queja, la desaparición de cientos de hectáreas de arbolado es tuya; no de que los servicios forestales hayan llegado 45 minutos tarde por los recortes administrativos en asuntos vitales, como éste. Ellos, la Administración en general, ni hace dejación de funciones, ni tiene ninguna culpa. Nada. Eso sí, a la hora de la verdad, pagamos impuestos holandeses y lo que recibimos a cambio son servicios mexicanos. Y que no se me ofendan los ciudadanos nacidos allí.

Sigue leyendo

Así deben de hacer el pudin los caníbales

Desde que leí el otro día que Dess tiene fobia a estos pobre animalitos, que reptan y zigzaguean, llevo detrás de dedicarle este vídeo. Pero no me lo entiendas mal, ilustre, es para que todos nos solidaricemos contigo, porque da un miedo ver el efecto del veneno de una víbora de Russell –la especie responsable de la mayor parte de casos de mordeduras y muertes en el mundo– en la sangre. Con tan sólo una gota, y en apenas unos segundos, se transforma en un trozo grueso de materia sólida. Escalofriante…

‘Cortos de Fondos’ 86/258

numero_86_alterfines(Marga nos estaba contando cosas de la leche condensada, y cuando se ha querido dar cuenta nos ha propuesto un juego: el reto de condensar en 50 palabras un relato completo en sí mismo, y luego no decir nada más. Ella ha seguido hablando, pero es que Marga es así…)

“La campaña fue dura. Ambos candidatos se echaron en cara de todo: el que estaba en el poder, el escaso liderazgo del aspirante; y éste, al presidente, su falta de escrúpulos. Antes del último debate, uno sugirió al otro: ‘Si no mientes sobre mí, no diré la verdad sobre ti'”.

Las entradas tienen vida propia

caminos_inescrutables_alterfinesLas entradas tienen vida propia. Hoy, sin ir más lejos, iba a aburrir a las patas del aparador frente al que escribo, con esa manía que les ha entrado a nuestros mandamases de que andemos denunciándonos unos a otros –la dejo para mañana–, cuando me he puesto a hacer comentarios de la más diversa índole en los diarios de los demás; que es algo que me apasiona. Una cosa ha llevado a la otra, y así me he tirado media mañana. De modo que al final se ha hecho realidad aquello de que los caminos de la Red –¿o eran los de ese ‘señor’?– son inescrutables.

El caso es que hablando con Dolega sobre hermanos, he concluido que nunca hasta ahora había escrito sobre ellos. Y dado que uno no me lee, y el que sí anda perdido por los Pirineos, aprovecho para eliminar sobrecarga emocional, airear algún trapillo no del todo limpio y presentaros a dos individuos que merecen, muy mucho, la pena. Ea.

Sigue leyendo