No les gusta que hablemos de Islandia

alimento_planeta_alterfinesLos que tienen hijos pequeños saben que, acercándose las Navidades, es preferible no acercarse a los escaparates de las grandes jugueterías, so pena de ver incrementada la ya de por sí interminable lista de peticiones a los Reyes Magos. Eliminando la tentación, se evita el peligro de caer en ella, como bien saben los que tratan de dejar cualquier vicio. Dicho lo cual, y para no alargarme, que luego Josep me lo afea, si a nuestros ‘mandamases’ no les gusta que hablemos de Islandia, y de lo que allí ha ocurrido en estos años, es por ese mismo motivo: a ver si, como los chavalines, vamos a querer un país mejor; una forma de solventar esta puñetera crisis, que no es la que nos están vendiendo.

Y es que el pueblo islandés no “tragó” con la receta noeliberal: privatizar las ganancias y socializar las pérdidas. ¿Qué todo va bien, y se gana dinero? Los bancos, que han sido los que supuestamente arriesgaban la pasta –aunque esa misma pasta es la que tú y yo, y el otro, y el otro depositamos en nuestras cuentas corrientes, para recibir a cambio un interés miserable– se llevan los beneficios; ¿que van mal? Se lavan las manos, y que sean los políticos los encargados de vendernos que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades.

En Islandia dijeron que nanay. Bueno, en realidad sintieron ganas de decir que “unos cojones de mico”, pero son gente rubia, seria y educada. Educada, pero exigente, porque aunque sus políticos lo intentaron –que sería de un político que no intentase medrar–, ellos salieron a la calle, protestaron y “tumbaron” al Gobierno. Y el nuevo, que salió en las urnas, lo hizo comprometiéndose a realizar un referéndum: preguntándole a la gente si quería pagar las deudas de los bancos privados. Nueve de cada diez islandeses dijo que nanay. Bueno, en realidad dijo que no, que por qué demonios iban a tener que cargar con una deuda que no era suya.

Ahí es cuando empezó a cundir el pánico entre banqueros y eurodiputados, que dijeron ostias, ostias; bueno no dijeron eso, pero viendo que peligraba el chiringuito, amenazaron, que eso se les da muy bien, con la bancarrota, el hundimiento del país, echarles de Eurovisión, y esas sanciones que tantos les gustan a los diplomáticos. Pero los isleños rubiales se plantaron en sus trece, y dando un ejemplo que ningún otro se ha atrevido a seguir, el gobierno de Ólafur Ragnar puso los intereses de la mayoría por delante de los cuatro sinvergüenzas: metió en la cárcel a los banqueros –bueno, no a todos: algunos siguen en busca y captura por la Interpol–, y gestionó la economía de un modo que ahora vive una nueva época de tranquilidad y, sí, properidad, que va a hacer que en 2012 triplique su crecimiento.

Llegados a este punto, algunos querrán saber cómo se había metido una sociedad tan sabia en tamaño desastre. Vamos a explicarlo en seis líneas. Bueno en siete, si acaso. En 1984 las autoridades de la isla se dejaron embaucar por los cantos de sirena de los economistas de la Escuela de Chicago (con Milton Friedman a la cabeza), y los liberales, que son todo menos discretos, comenzaron a llevar a cabo esas reformas que les han hecho famosos: privatizaciones, bajos impuestos, desregulaciones y, lo peor de todo, dejar en manos de sus banqueros el negocio inmobiliario. Esta letra nos suena, ¿verdad?  El caso es que Islandia llegó a mover activos crediticios por un valor ¡nueve veces superior a su Producto Interior Bruto! El caso es que cuando Gran Bretaña nacionalizó de emergencia sus bancos, y Holanda y Alemania metieron también en cintura a los suyos, el dinero dejó de llegar a la isla, y el país se declaró en bancarrota. ¿Qué hicieron sus políticos? Lo mismo que los nuestros: decirle a la gente que debía apechugar con la deuda: unos 11.000 euros por ciudadano. A lo que los islandeses dijeron que nanay…

Moraleja: si un Gobierno defiende a su pueblo, los banqueros acaban en la ‘trena’, y la gente de los países vecinos toma buena nota para hacer lo propio con los suyos. Por eso no les gusta que hablemos de Islandia.

Anuncios

36 pensamientos en “No les gusta que hablemos de Islandia

  1. Por eso sobran las preguntas, queremos respuestas… recuerdo aquella vez que estando en Islandia se extendió aquel incedio que arrasó… ostras..! y no digo más… que luego me riñen.
    Me encanta tu post.

  2. Más razón que un santo.
    Esto de la crisis es una estafa en toda regla culpa de banqueros y demás tipos usufructarios.

    Es verdad, dicen que vivimos por encima de no se que pollada!!! A ver hijos d€@@@%?|#?}|<%$ Esto es muy facil de entender:

    No tenian los bancos que haber prestado dinero a personas y empresas, sin liquidez y solvencia.
    Es aquí donde erradica el problema y a partir de esto pues héchale imaginación!!

    Yo piendo que deberían de darse los sueldos en mano. Dinero contante y sonante y fuera de historias. Los créditos con condiciones lógicas.

    Y…

    Ainsss! Mira ya lo dejo me enciendo vivo. 😦

  3. Totalmente de acuerdo contigo. Los bancos son un negocio como otro cualquiera y si está quebrado, está quebrado y que cierre. El caso de Islandia sería lo que habría que hacer.
    Pero te ha faltado un dato en el post: En islandia, la gente que tenía sus ahorros y dinero en los bancos quebrados, lo perdieron. Lo,perdieron todo. Como si se lo hubieran jugado a las quinielas. Cosa que por otro lado me parece normal. Tú como cliente de un banco, eres proveedor de esa empresa. Y si yo tengo una peluquería y quiebro, pues a lo mejor lo proveedores que se quedan sin cobrar, en el caso de los bancos igual.
    Besazo

    • Es que no se entiende que vayamos por el tercer puñetero rescate a las entidades financieras, y se recorten las ayudas a los dependientes, las subvenciones para la investigación, etcétera.

      Un poco de genio islandés ya nos hacía falta por estos lares, ya.

      Otro besazo.

  4. El caso de Islandia es muy bonito como ejemplo de lo que se debería hacer pero hay que ponerlo todo en su contexto. Estaría muy bien que en España hiciéramos lo mismo pero por unas cuantas razones va a ser difícil, más que difícil, sobre todo por que la población es mayor a la de Islandia y mucho más heterogénea en cuanto a educación, memoria política y ideología política. Por decirlo de alguna manera, en España hay mucho inculto, con ideas rancias, y encima soñando con pasados mejores, también hay mucho progre de andar por casa, y también mucho rebaño dócil que agacha la cabeza a las decisiones políticas o bien ni siquiera les interesa lo que hagan los políticos, como en una frase que leí por Facebook que rezaba así: “Decir que pasas de la política estando en España es como estar en una película de terror y decir que pasas del psicokiller”.

    Para resumir, en Islandia eran menos, mas educados y concienciados, y por lo tanto les era mas facil organizarse. Aquí en España…

    • Bien visto, pero no por eso vamos a cejar; o no deberíamos, al menos en mi opinión. Porque ese ha sido siempre el halo de pesimismo que ha hecho que llegásemos tarde a casi todo lo que ha pasado en los últimos tres siglos. Un poquito de unidad de acción y verás como la gente, esos mismos borregos, encauzan su marcha por donde deben.

      • He dicho que sería difícil pero no he dicho que fuera imposible claro que no. En Islandia tardaron relativamente poco en hacerlo todo. Aquí, hemos llegado tarde y nos hemos dejado hacer mucho, no sé qué estímulo es el que nos falta para unirnos de una vez por todas, pero a la larga o, mucho mejor, a corto plazo, acabaremos haciéndolo y por número, acabaremos ganando.

        Pero también hay que tener en cuenta qué vamos a querer hacer después. Por que sí, organizaciones como el 15M, por ejemplo, unen a la gente en manifestaciones heterogeneas y se quejan del funcionamiento del sistema actual, pero ¿qué es lo que se propone para después del cambio? ¿qué queremos hacer con el país después de haberlo liberado?

  5. ¿Ves? es tan sencillo…con lo fácil que es ¿porqué complicarse? sigo sin entender porque no se hacen las cosas bien y porqué lo permitimos. Que miedo quedarse sin la Banca, un país no puede permitirse eso…yo me descojono cuándo oigo esas cosas, claaaro, como estamos tan estupendamente, no vaya a ser que nos hundamos ¿la gente es consciente de en que situación estamos?

    • Parece mentira que en estos tiempos que vivimos, de información global, se pueda impedir aún que las cosas interesantes como ésta fluyan, y los poderes establecidos puedan aún ejercer una especie de censura, ¿verdad?

  6. Yo de política poco, pero me quedo con esto:
    “Si un Gobierno defiende a su pueblo, los banqueros acaban en la trena”.
    La mierda de Gobierno que tuvimos/elegimos y que tenemos/hemos elegido no defiende a su pueblo.
    Así que hablemos de Islandia. No dejemos de hacerlo. ¿Para cuándo hay nuevas elecciones? ¿Hasta cuándo nos sangrarán? …….
    Hasta que nos dejemos.

    • Hasta que haya unidad de acción, brujjilla. Parémonos a pensar, echemos un vistazo a lo que ha hecho esta gente, por si nos puede servir de ejemplo, y tomemos aquello que nos puede servir para echar a los que están y no piensan hacer nada, ¿no crees?

      • -.Yo nunca dejé de pensar.
        -.Hay gente a la que se le derritió el cerebro 😀
        -.Y esa unidad de acción eres tú y soy yo. Solo falta llevarlo a las urnas, antes de salir a la calle a que nos partan la cara.

  7. Exacto, eso es lo que me acojona de España, allí le fallaron al pueblo los políticos tradicionales y les dieron puerta, aquí ganan siempre los mismos, es como si nos gustara el tema.

    Por cierto, hay una anécdota acerca de ese país y mi serie favorita, después de la crisis elecciones municipales, lista más votada, la de Jón Gnarr, un humorista que montó un partido de protesta y coño, al revés que aquí la gente fue consecuente y le votó.

    Como no obtuvo mayoría absoluta tuvo que pactar, solo puso una condición, que el candidato con el que pactara se hubiera visto (y lo demostrara) todas las temporadas de “The Wire”.

    Eso demuestra que el tipo realmente sabía lo que hacía, puesto que esa serie debería estudiarse en toda carrera política.

  8. Siempre he opinado que esas actitudes y aptitudes son parte de idiosincrasia de los nórdicos, léase también Noruega y Suecia además de Islandia. Supongo que el hielo hace al vikingo duro y fuerte y el calor blando y tierno al latino. Que no sé ¡eh! Quedito yo y me parece a mi, pero la economías está ahí.
    Saludos

    • Su formación es diferente y su idiosincrasia también, Nergal, lo que hace que aguanten menos desmanes. Pero es que aquí el nivel se sirvengozonería es ya insoportable: ¿a qué esperamos?

  9. Si señor… Entonces que hacemos? pues lo que hay que hacer coño! hablar de Islandia en todos los medios posibles Los grandes “comunicadores” prensa y televisión están comprados evidentemente, pero nosotros no!!!!!!!!! Hablemos de Islandia, informémonos y divulguemos, ataquemos desde todas las plataformas (yo estoy en ello) Y vosotros?????????
    Besos infernales!

    • Conocer lo que hacen otros es primordial para darnos cuenta de que hay otras opciones, y no sólo la que nos “venden” de sacrificáos vosotros por lo que nosotros hemos hecho, ¿no crees?

      Gracias por pasarte, y dejar tu testimonio.

Los comentarios están cerrados.