‘Cortos de Fondos’ 76/258

numero_76_alterfinesHice ni más ni menos lo que se suponía que debía de llevar a cabo; para lo que se me había colocado en mi puesto. Seguí la senda que me trazaron mis superiores, anteponiendo siempre su seguridad a mi propia integridad. Con una fé absoluta en los designios del ser supremo que maneja nuestras vidas. Y todo ello, para que así conste, sin desviarme un centímetro, ¿qué digo un centímetro? ni un ápice del camino recto; y que nadie piense ahora que no me faltaron ocasiones para haber tomado otras decisiones…

No fue sencillo, pero cumplí, una por una, con todas las etapas a las que me enseñaron que debía hacer frente, y resolví las circunstancias y aun el peligro que acechaba en cada una de ellas. ¡Pero si hasta acepté someterme a un cambio de sexo, sin rechistar, por el bien de la causa! Y cuando todo tocó a su fin, cuando logré la victoria para los nuestros, lo único que conseguí es volver a la caja de madera convertido en un simple peón amarillento.

Anuncios

22 pensamientos en “‘Cortos de Fondos’ 76/258

  1. Todos somos peones en el tablero de ajedrez en que los dioses juegan.
    Peor aún ser peón en el tablero de ajedrez que otros juegan y, por desgracia, a veces es tan habitual.
    Si ganaste con el cambio de sexo lo mismo no estuvo tan mal 😉
    Un saludo

    • Creo que la operación no fue muy allá, porque mañana volverá a ser un ‘pringao’; ya sabes, carne de cañón. Y eso que va en el bando de las blancas 😛

    • Pues eso es lo que le resulta injusto: desconoce que es un mero trebejo, que no hay más vida para él que los escaques y la mano del jugador.
      No manejar la suficiente información (o poder ver sólo tres dimensiones) nos lleva a menudo a equívocos, que resultan graciosos para los dioses…

  2. ¡Ooooooooh! que triste final. Acepte cambiarme de sexo por la causa, que filiación, jajaja. Tonto, lo que eras es un tonto. Muy bueno, como siempre, perdón como ahora y ayer y antes de ayer. Lo se siempre suena como si fuera normal y el éxito es caro y trabajoso.

  3. Somos piezas de ajedrez, muchas veces creemos que controlamos pero no.. y como dijo Mer sabiamente: todos terminaremos en una caja de madera
    Buen relato!! (ya me estoy repitiendo chico)

  4. Por eso dejé de preocuparme por muchas cosas que me parecían importantes, si total, al final, tarde o temprano voy a acabar convertido en alimento para peces y algas, por lo menos el tiempo que vaya andando por este mundo, lo andaré por el camino que a mi me de la gana.

Los comentarios están cerrados.