‘Cortos de Fondos’ 75/258

numero_75_alterfinesSólo una madre amorosa sería capaz de guardar todos los trabajos escolares de su hijo. Desde las primeras manualidades, con trocitos de plastilina, hasta las más elaboradas, ya con cables y tornillos. Y desde los primeros escritos, con caligrafía aún titubeante, hasta las redacciones más simples, acerca de fenómenos naturales o sobre de la vida cotidiana del pequeño escolar.

Sólo una mujer madura, que empieza ya a echar de menos a sus cría, cuando está aún ni siquiera ha abandonado el nido para ir a la universidad, sería capaz de sentarse cada atardecer en el porche, situado la parte de atrás de su chalet, para revisar esos recuerdos de una época que ya no volverá; al menos hasta que no lleguen los nietos, y para eso parece quedar un mundo, hasta que sucede.

Sólo una amante celosa sería capaz de reparar en una frase concreta: “El domingo me levanté antes que nadie y salí corriendo de mi cuarto. Recorrí todo el pasillo y me lancé sobre la cama de Mami y Papi. Pero en lugar de Mamá estaba su hermana, la Tía Susana, y no le hizo mucha gracia…”.

Sólo una esposa sensata sería capaz de recordar que en cierta ocasión, con motivo de la operación de apendicitis de su marido, le pidió a Susi que hiciese de “canguro”, mientras ella acompañaba a su esposo en la ambulancia, y se quedara a pasar la noche con él, en la habitación del hospital.

Sólo un lector malpensado…

Anuncios

36 pensamientos en “‘Cortos de Fondos’ 75/258

  1. Culpable, lo pensé. Muy bien traido. Primero con lo tierno haces que nos confiemos y ¡zas! aplicas la llave. Por cierto, no sé si habrás visto esas escenas que defines pero son reales, yo lo hice y lo hago de vez en cuando.

    • Es que el suspense más impactante es el que puede ser cierto. Recuerdo que una vez le pidieron a ‘Chicho’ Ibáñez Serrador qué describiese una escena aterradora, y dijo algo así como imagínate a ti mismo caminando por el campo de noche, oyes a un bebé lloriquear entre unas hierbas altas, y cuando lo recoges y lo tienes en brazos, el recién nacido te sonríe… ¡con todos los dientes!
      Una imagen que te puede dejar la sangre a -10º ¿verdad?

  2. Mal pensado no, muy, muy mal pensado.
    Había escrito ya un guión y todo de la estancia de Tía Susana en la cama de Mama. con eso te digo todo y y no te digo nada.

  3. Estoy acostumbrándome a esos giros malvados al final de las historias que le dan al texto otra visión a la que tenías mientras leías 😀

    Por cierto, yo guardo todo lo que traen las crías del cole, no sé dónde meter las cosas ya, pero no es la única cosa que no sé dónde meter en esta vida osea que no me preocupa demasiado.

    Abrazos jefe.

    Ya sabes que me gusta recomendar cositas, cosas buenas, me permito el luejo de poner un link, seguro que te gusta:
    http://merino1957.wordpress.com/2012/07/30/fenmeno-paranormal/

    • Vamos por partes, como decía Jack ‘El Destripador’:

      1) No te acostumbres, hombre, que sino cómo voy a sorprenderte mañana, ¿eh? ¿eh? 😉

      2) Exactamente lo mismo que fui haciendo yo con Ale. Tiene toda su vida resumida en 7 u 8 cajas grandes llenitas de cosas (desde su oso favorito en el verano de 2001 a fotografías con los tres Reyes Magos, pasando por manualidades varias, con y sin plastilina, y terminando por los billetes de avión de su estancia en Canadá, con una familia que se ofreció a mejorar su inglés y su timidez congénita…). Aguardan, durmiendo el sueño del rincón oscuro del maletero, a que cumpla como poco los 25. ¿Sabes qué pasa? Que ahora es una adolescente, y por lo tanto un ser bipolar: unos días lo más importante es ella y otros sólo importa lo que a ella le suceda… Si sacase las cajas ahora mismo, me las tiraría a la cara y me diría que cómo soy tan ‘moñas’ de haber guardado todas esas cosas que le avergüenza haber poseído/usado algún día. Así que hasta que no tenga edad y sabiduría suficientes para disfrutarlas en su justa medida, a ocupar espacio en el camaranchón…

      3) Visito al señor Merino, con poca la discreción que me caracteriza, y te cuento. De todos modos, gracias por ampliar mis horizontes ‘blogueros’.

  4. Pues si para que voy a mentir, podría decir muchas cosas pero la vedad es más sencilla. Lo pensé, lo pensé.
    Menos mal que algunas mujeres son sensatas… 😀
    Besos

    • Veo que debería de haberle puesto varios finales alternativos, uno de ellos como el del chiste ese en el que el niño pequeño le pregunta a su madre, por qué siendo ella negra y su padre amarillo ha salido él blanco. Y la mamá le dice: “Calla, mi vida. Que con la orgía que montamos, me extraña que no hayas sido un perro…”. 🙂

  5. Amoabé, amoabé…! pero la tia Susi se trae a un individuo a la cama de la madre del nene…? Endevé como está la fauna australiana y concretamente la Canguril.

    Eso me recuerda aquella vez que me fui para un fin de semana pero un giro muy inesperado me hizo volver de madrugada a casa, la pobrecita que iba a pasar sola el finde se encontró con una sorpresa mayúscula…
    Abrir la puerta sigilosamente y encontrarte un reguero de ropa man/woman por todo el recorrido hasta la habitación y ver un cuerpo desnudo que sale y te pregunta…
    Que haces aquí…?
    -Perdona… yo vivo aquí… (le dije)

    …Y seguidamente ver un tío en pelotas, con la cabeza casi a la altura de las rodillas que pasa delante tuyo (mudo) recogiendo la ropa desperdigada y abre la puerta de la calle y se va…

    ESO NO TIENE PRECIO.

    Sí, imagino lo que estáis pensando, afortunadamente más tarde se casó con ella y ahora es mi yerno, jejeje ya sé que por un momento pensasteis que…
    Pero bueno esa es otra historia, para otro día. De esta, casi ni me acordaba.

    Un petò.

      • El papel de yerno está sólo alcance de los más grandes del Actor’s Studio: Brando, De Niro, Pacino… En mi caso, que ya falleció mi suegro natural, lo represento ahora para mi cuñado, que me saca casi 20 años, casado con la hermana de mi mujer (15 años mayor que ella) y que fue como una segunda madre. para ella.
        En fin, todo muy de la familia, la “cossa nostra” que dice esa otra familia famosa por las películas…

  6. Aquí no piensa bien ni el “tato” que, por cierto, no se quién es.
    Yo repartí todas las cositas que me habían regalado, mis hijos de pequeños, hace un par de años. Se emocionaron mucho al ver los trabajos y las cartas que me escribieron.

  7. He sospechado de tía Susana, pero me he esperado un poco más a ver el final. Lo primero que se me ha pasado por la cabeza es la visión de niño, ese “no es mi mamá”. Después he reparado en que en ningún momento de la escena no nombraba al padre, por que igual el padre no estaba allí.Luego he pensado en la posibilidad de que Tia Susana durmiera con el padre, pero, aun así, que poca discreción, y menos sabiendo que hay niños.
    No todos somos tan mal pensados jajajaja

  8. Sólo las que son madres o son padres (tanto monta) lo pueden comprender… Yo aún estoy en el umbral de ser hija, espero, no obstante, un día ser mami, para poder ser una madre amorosa…

    Me ha encantado este post, muy-mucho.

    Besos.

    • Ve preparando espacio libre (¿verdad, Dess?)

      Y no dejes de olerle la nuca a tu/s bebé/s, que luego crecen: a Alejandra le olía di-vi-na-mente, y ahora ya no quiere nada de “su viejo” 😦

Los comentarios están cerrados.