‘Cortos de Fondos’ 73/258

numero_73_alterfinesCuatro bastardos de medio pelo, llamados a sí mismos críticos literarios, no iban a arruinar su carrera en el mundo de las letras. Así que decidió poner en marcha un plan madurado durante largas noches de insomnio y cafés cargados frente a su vieja máquina de escribir.

Hizo llegar, a cuantos publicaron un comentario negativo sobre su primera obra, un cheque generosamente cumplimentado, junto a unas breves palabras de agradecimiento por su crítica. Lo cual sembró el desconcierto entre aquellos sinvergüenzas, que viven, como parásitos, del trabajo ajeno.

De ese modo, aquellas sanguijuelas llegaron a la conclusión de que cuanto más injustamente le tratasen más verían engordar sus cuentas corrientes. Y fueron tales los improperios que comenzaron a inundar los espacios literarios de los principales medios de comunicación y de las revistas especializadas, que despertaron la curiosidad de la gente hacia su obra. El libro comenzó a venderse razonablemente bien, y el círculo vicioso aumentó sus proporciones: nueva obra, peores críticas, mayor recompensa económica para sus detractores, y un número creciente de lectores que empezó a encumbrarlo como una de las figuras literarias del momento. Es más, a medida que aumentaba la nómina de “beneficiarios” –incluidos, por supuesto, los críticos extranjeros– mejor funcionaban sus libros en el mercado editorial.

Pero lo que de verdad acabó por consagrarle en el panorama literario mundial fue el dejar de enviar aquellos cheques, de forma repentina e intencionada: en venganza, los críticos le pusieron tan por las nubes que alcanzó uno de los Premios Nobel de Literatura menos controvertidos de la historia.

Anuncios

28 pensamientos en “‘Cortos de Fondos’ 73/258

    • Forges cuenta que cuando entró de aprendiz en el diario ‘Pueblo’ le tocó como tutor el crítico cinamatográfico Alfonso Sánchez (los jóvenes no le conocieron, pero tenía una voz peculiar y entrecortada, que era adorada por los cómicos que hacían imitaciones). Éste, por lo visto, era un fumador empedernido, y en cierta ocasión en que se le cayó una brasa sobre el meñique, hubo de dejar de usarlo para teclear en su máquina de escribir: y al pobre Forges le tocó sentarse a su lado y darle al acento cada vez que tocaba… 🙂

  1. Desde luego la historia es de esas que dan para un guión, no tengo ni idea de cómo funcionan esas cosas pero me da que algo de esto puede haber.

    También hay críticos que se creen superiores a cualquier obra y actúan como dioses dando y quitando méritos.

    • Los críticos (sea de la rama del arte que sea) viven del trabajo de los artistas. Es mi opinión, claro. No me caen demasiado bien. Más que nada por esa manía que tú apuntas, y que no siempre está basada en argumentos reales, sino en manías, fobias y demás.

      Lo que sí que es cinematográfico es esa broma que le gastan (en no recuerdo qué película) a un crítico de pintura: un chimpancé “pinta” un cuadro, y él lo elogia hasta ponerlo por las nubes. Huelga decir que la concurrencia se despelota de él.

    • Con lo que ganó después compensó (supongo). O su ego estaba por encima. Se lo preguntaré a la vocecilla concreta, de cuantas pueblan mi cabeza, que me lo sugirió.
      Gracias Nergal.

  2. Hola alfertines si tienes mi blog de carmensimplemente de antes eliminaló y pon este vale? haré una entrada despues de vacaciones explicando si?

    Felices vacaciones
    Gaviota

  3. Leyendo esta deliciosa entrada, no sé porque ,me vienen a la cabeza muchos esnobs. No creas, tardé mucho tiempo en encontrar la palabra que definiese algo que yo no sabia explicar pero que sabia que queria decir.
    Al final, leyendo, por supuesto, encontre la palabra “snob” y como me parecia que debia tener alguna similar en castellano, encontré esnob.
    Gente que se apunta a una moda. Gente que quiere ser, aparentar, etcc
    Hay tanto y tanto personaje que piensa que solo puede quedar bien, si critica, si denosta, si habla mal de aquello o de lo otro.. solo porque es lo que se lleva..
    También claro está, los contrarios, los que adulan los que halagan, los que dicen ,ejemplo : Este plato es una obra de arte. Plato grande, enorme, con dos cacahuetes en el centro. No más.
    Y un cuerno! Pero es la moda……y mas si detras del plato está el cocinero de moda mundial
    Me desvio, lo siento 🙂 pero es lo me recordaron los criticos. ..
    Que les den dos duros( falsos a poder ser)
    Mil perdones por la extension

    • Son tiempos raros, en los que los cocineros son líderes de opinión, mientras que los intelectuales –salvo honrosas excepciones, como la de José Luis Sampedro– están escondidos.
      ¿Sabes lo que ha escrito hace poco el premio Nobel Vargas Llosa, a mi entender con gran tino? “La más inesperada y truculenta consecuencia de la evolución del arte moderno, y la miríada de experimentos que lo nutren, es que ya no existe criterio objetivo alguno que permita calificar o descalificar una obra de arte, ni situarla dentro de una jerarquía, posibilidad que se fue eclipsando a partir de la revolución cubista y desapareció del todo con la no figuración. En la actualidad, todo puede ser arte y nada lo es, según el soberano capricho de los espectadores, elevados, en razón del naufragio de todos los patrones estéticos, al nivel de jueces y árbitros”.
      No se puede decir mejor.
      (Yo también me he ido por los cerros de Úbeda)

  4. Hace un tiempo leí la noticia de una niña que vendía a cinco mil dólares el cuadro. Y total, eran cuatro garabatos, para algunos críticos al parecer, bien puestos. Como para ver el criterio que tiene esta gente al hacer sus críticas, y nunca mejor dicho.
    Vargas Llosa estaba acertado.

    • Aitor: te recomiendo el libro entero (“La civilización del espectáculo”), porque –si bien él, como ciudadano, con esas ideas políticas tan rancias, es para echarle de comer aparte– como escritor sigue siendo certero en sus argumentaciones y tremendamente entretenido, que es lo que hace amable el ensayo, ¿no crees?

    • Lo triste de estos gorrones es curiosamente que la gente les sigue como a mesías: si dicen que una película es buena, la gente se la traga, aunque sea un ‘pestiño’; si recomiendan una exposición, olvídate de conseguir entradas, porque la gente lleva hasta a los niños a verla; y así.
      Deseando estoy que nos ‘rescaten’: ¡pero los extraterrestres! 🙂

      • Pues como no hayan evolucionado a nivel mental, que no tecnológico, date por jorobado, porque no creo que seamos o que sean diferentes a nosotros. Y cuanto más leo a Michio Kaku más convencida estoy de ello.

Los comentarios están cerrados.