El sentido de todo esto

recuerdos_alterfinesTres estupendos chalados –la bruja que eligió el tema, y los dos que plantearon la iniciativa– tuvieron hace unas semanas la ocurrencia de que todos revisásemos aquel ‘post’ nuestro inicial, aquella bisoña declaración de intenciones; ¡anda que no ha llovido desde entonces! Y aquí estamos todos, rascándonos la sesera para ver si somos capaces de plasmar en unas líneas qué hacemos a diario, sentados delante de un teclado y una pantalla; y por qué lo hacemos: ¿es una válvula de escape para los más? ¿tal vez un/a agujero/ventana a una realidad diferente a la del resto de la jornada? ¿un concurso de ombligos para todos? Mi oxidada alma de periodista está planteando esto como un reportaje de suplemento dominical, cuando en realidad toca “mojarse”. Dejar de hablar de lo que hacen, o por qué hacen lo que hacen los demás. Ahora hay que hablar de uno. ¿Y no es eso lo que más nos gusta a los que tenemos un diario en la red?

Este proyecto se fraguó hará algo más de año y medio, coincidiendo con dos hechos. Se cumplía década y media de andar conectado a la red [sí, sí, empecé con un modem de 14.000 y pico bps…] y la caja de zapatos en la que guardaba toda suerte de papelotes con microrelatos, ideas para ensayos, frases sueltas que alguna vez me impactaron, etcétera, empezaba a desbordarse. Así que abrí mi cuentecita en WP y me prometí a mi mismo guardarlo casi todo, sin prisa pero sin pausa, en un diario personal a la vista de cualquiera –vaya contradicción–, de modo que quedase ahí para quien quisiera pasarse. De tarde en tarde o cada día. A mirar y no decir esta boca es mía o a comentar.

¿Tiene eso sentido para alguien más? Supongo que el sentido de todo esto es ver un poco la motivación personal de aquellos que más frecuentas, y de paso leer en los comentarios lo que otros opinan del tuyo. En este sentido, el pudor que me inculcaron mis mayores me obliga a señalar que soy un recién llegado, y me queda todavía mucho camino por delante para estar al nivel de lo que veo y leo por ahí. ¡Hay auténticos poetas, a los que da gloria leer a diario, y gente que diserta sobre los temas con un estilo que para sí quisieran muchos colegas de profesión! Me resisto a dar nombres (en este caso, enlazarlos) para no dejarme a nadie. Pero tal vez mientras escribo estoy encontrando otro sentido a todo esto: seguir buena parte de lo que se hace en la red, aprender cosas a diario –sobre tomateras, sobre ciclismo, sobre fotografía…– y ver que comparto este vicio mío de escribir con mucha gente. Y más interesante que yo.

Termino: hace tres meses que he empezado a trabajar en casa. Y ello coincide con un periodo algo más fértil de mi diario. Es lógico: ahora tengo una constancia para la que antes, entrando y saliendo de la agencia, no tenía tiempo. Ahora que lo pienso, esa autodisciplina, y el obligarme también a recordar, para poder contar, pueden ser el verdadero sentido de todo esto. Algo tiene que ser, o algo; porque otra cosa no creo que sea.

Anuncios

48 pensamientos en “El sentido de todo esto

  1. Genial post, genial sentido! Me gusta pensar que siempre, siempre se aprende algo y…es lo que pasa en esta comunidad blogosférica…
    El vicio de escribir : yo también estoy enganchada…Espero que no engorde.; – )
    Un abrazo.

  2. Coincido con Inma. Ha sido divertido , y nos ha hecho salir , a algunos, de nuestro letargo .
    Respecto a ti, eso de……concurso de ombligos, es tan tan tan genial, q te lo pido prestado.
    Encantada de conocerte
    U nbeso

  3. Pues es un gran sentido el tuyo, la motivación personal y de paso aprender que siempre es grato. Consejo: ¡ojo! conmigo lo mismo desaprendes y eso luego no se recupera;)
    Un saludo

    • No te preocupes, Nergal: un poco de locura siempre es sana. Si estuviésemos todo el día siendo académicos la red se acabaría convirtiendo en algo petardo, ¿no crees?
      Me encanta leer poesía, sigo blogs de divulgación científica, de pesca de trucha con mosca artificial, de fútbol americano… pero no cambiaría leeros cuando subís algo por nada del mundo.
      Ahora ya no.

  4. Me da la sensación de que todos estáis más o menos por lo mismo el deseo de escribir, las amistades que surgen de los comentarios, el aprender. Aunque yo empecé de un modo distinto en estos dos meses que llevo recibiendo comentarios y en especial el último me encuentro en la misma posición. También es curioso que ninguno se sienta el mejor en su terreno sino que vea en los demás su maravillosa habilidad. La uniformidad es asombrosa, un caso de estudio sociológico.

    • Yrum, es que desde tan detrás en la fila me asombro con las cosas que escribís, y lo digo de verdad. Una cosa es que nadie tenga pudor a la hora de subir lo que ha tecleado –que una autoestima subida está muy bien, caray–, y otra que haya calidades y calidades. Pero ya hablaremos de esto (y de muchas otras coas) con más calma, ¿te parece?

      Oye: si encargas ese estudio a un sociólogo, dile que hable conmigo, y nunca con Nergal o con Dessjuest 😉

  5. Es empezar a leer y no quito la sonrisa, es de esos textos que tienes que leer con atención, pues sueltas perlas así como si nada, como el concurso de ombligos.

    Yo no tengo ni idea del sentido de este blog para tí, sé que a mí me parece todo un descubrimiento, es más, es un sitio que nada más ojearlo te das cuenta que tiene mucho de especial, uno está pendiente de desasnarse 😀 de muchas cosas y desde luego aquí me desasnaré de varias, no tengo duda.

    Me alegro que gracias a Inspi vaya lelgando gente, me alegro más incluso que si hubieran llegado al mío, y lo digo en serio.

    Un abrazo genio.

  6. Hola Alterfines, ¡ha sido un placer inmenso contar con tu comentario en mi casita!… me ha traído a la tuya y te he leído varias veces, por puro placer.
    Me gusta mucho como transmites lo que sientes, cuáles son tus metas, como te describes a ti mismo, ahí en la columna de la izquierda 🙂 Pero sobre todo… ¡me encanta esa foto de la caja que contiene tus recuerdos!

    Intentaré sacar tiempo para volver más veces, ¡merece la pena!!
    Besitos!!

    • El placer es del anfitrión, Emy. Serás bienvenida, incluso aunque, como otros que yo me sé, corretee por los pasillos del blog, y saltes sobre los cojines de los comentarios 😉

  7. Disertar y debatir… Algo muy interesante en un blog! sobre todo si se tocan temas calientes (me refiero, claro esta, a temas que hieren sensibilidades… no la liemos)
    Veo que de un modo u otro todos estamos conectados… todos escribimos por un motivo muy parecido.
    Saludos!

    • Hola Nieves: como dice Macondo, tras la tempestad y el desbarajuste de ayer día 19 (creo que nunca había estado en tantos sitios de Internet diferentes en una jornada) llega el sosiego. Y así puede uno descubrir blogs como el tuyo, que no conocía, y al que desde ya mismo me apunto.
      Así que, como me eduqué con los curas, te devuelvo la visita y a partir de ahí charlamos, ¿te parece? Un saludo.

  8. “hablar de uno”, quizá es lo que más conozcamos y es lo que podemos compartir con los demás. Que recuerdos de ese ruidito que hacia el modem al conectarse, ese cuarto de hora para entrar en la red, esa caida en cuanto habrías un archivito algo más pesada… que tiempos. Si, el sentido, a veces es sencillamente pues eso.. escribir, y si te comentan y compartes, para qué quieres mas. Un beso. 🙂

    • Tienes toda la razón, Inspi: si algo de lo que contamos de nosotros, o a nuestro estilo, le gusta a los demás deberíamos sentirnos más que satisfechos.
      Y en cuanto a lo del pi-pirri-pirri-pirri-pirri-pirri-pi pi-pirri-pirri-pirri-pi, ¿te acuerdas de que, además, Timofónica te cobraba por tiempo de navegación? Eran ellos los primero en no interesarse demasiado por que la cosa mejorase: porque cuanto más tardases en hacer las cosas, más dinero ganaban contigo 😉

      • No quiero ni acordarme de cuanto se paga la “mala conexión”, y además era por “tiempo”… una locura. Ahora parece mentira el encender la maquinita, se conecta enseguida, y no “cronometrar” para no pasarte. Estos recuerdos me hacen sentir mayor… ejem, ejem, mayor no.. con experiencia 😀

  9. No hay nivel mejor o peor, mi estimado, sólo hay empeños de cada uno por poner lo mejor en cada palabra, para ajustarla a aquello que los sentidos nos proponen.

    Un placer llegarme aquí, a tus salones.

    • Un lujo recibirte, Juan: alguien que viaja tanto, que cita (con criterio) a los clásicos, que es capaz de hacer poesía, que cuida todas las imágenes que aparecen en su diario… Alguien que va hacia “la mañana grande”, por sendas marginales… será siempre bienvenido en mi vida.
      Un saludo y hasta dentro de poco.

  10. Entonces si que eres periodista!! Me encanta el post. Me encanta leerte y conocerte porque me identifico mucho contigo… la diferencia es que no trabajo en casa. Pero me he propuesto lograrlo
    leyendote he pensado en que no me acuerdo de mi primer post… creo que lo “investigare”
    Saludos!!

  11. Segundo intento de dejarte mensaje….
    me encanta leerte. Me encanta el post. Sobre todo pprque me identifico mucho contigo… aunque notrabaje en casa 🙂 pero me propongo hacerlo

    Ahora que te leo, no recuerdo mi primer post, lo”investigare”
    Saludos!

    • Es que el otro se había ido inopinadamente a ‘spam’. ¿Cómo funciona esto del ‘spam’? ¡Qué poco criterio enviar un mensaje de una amiga al mismo sitio que los vendedores de Viagra ucranianos!

      A lo que íbamos. A mí también me gusta mucho tu diario, y si te propones trabajar en casa no dejes de leer un ‘post’ que tengo pensado para estos próximos días de agosto, cuando esté en el Sur de vacaciones: los miedos que tenía al tema, y cómo está yendo el asunto (llevo sólo seis meses).
      Gracias por tu interés.

  12. ES CIERTO, Y ADEMAS MUY CIERTO LA CANTIDAD DE PERSONAS QUE HAY EN LA RED QUE DA GLORIA LEER… SE ME OCURRE PENSAR QUE LAS EDITORIALES SE DEBIAN DE PASEAR POR AQUI…

Los comentarios están cerrados.