‘Cortos de Fondos’ 50/258

Estaba más que harto del insoportable soniquete machacón que provenía a todas horas del apartamento situado exactamente encima del que habitaba. Es más, le molestaba no sólo a él, sino a sus dos periquitos –que parecían mustios y sin ganas de cantar– y al gato callejero que ni vivía, ni dejaba de vivir, en el piso. De modo que, ni corto ni perezoso, el terrorista decidió denunciar a los vecinos, con la misma letra, pero una planta superior, del edificio donde su organización criminal ocultaba a las fuerzas de seguridad uno de sus “pisos francos”.

De este modo, la policía pudo detenerle junto con la mayor parte de la banda, después de llevar en busca y captura más de tres años y medio, y abortar así el más sangriento atentado de cuantos se proponía llevar a cabo aquella peligrosa y despiadada logia internacional en su búsqueda por instaurar el caos y el terror.

Anuncios

2 pensamientos en “‘Cortos de Fondos’ 50/258

Los comentarios están cerrados.