Para los que somos de perfil medio bajo…

Cuando se pone pasión en lo que se enseña el resultado, a la fuerza, es contagioso. Y si encima, por mucho que se haya repetido en un auditorio tras otro, se consigue que el mensaje suene ‘fresco’, el mérito entero es del orador. Que en este caso es un genio.

Anuncios