Jamás confíes en una cifra que no hayas manipular tú previamente

Buscando un número ’23’ para mis ‘Cortos de Fondos’ he descubierto en San Google que existen innumerables curiosidades y una larga historia alrededor de este peculiar número primo. Hasta Hollywood se sacó de la manga una película, estrenada hará 3 ó 4 años y protagonizada por el cómico Jim Carrey, que da vida a un hombre que empieza a darse cuenta de que toda su vida gira alrededor de dicho número, obsesionándose cada vez más. Y es que descubre que el libro del número 23 describe su futuro…

Pues bien, de todas las curiosidades leídas acerca de estos guarismos –de verdad que recomiendo buscarlo en la web–, algunas son sorprendentes, como las que relato a continuación, y otra sencillamente me parecen una bobada, como todo aquello que vende la cabalística.

Comencemos. Entre las mejores: el 23 es uno de los números de la misteriosa secuencia que aparece en Perdidos (Lost); 23.5 grados es la inclinación del eje terrestre (23 explicito y 5 es 2+3); la sangre tarda 23 segundos en circular por todo el cuerpo humano; el ser humano tiene 23 pares de cromosomas, y el número 23 es el que determina el sexo; Michael Jordan triunfó con el 23 en la espalda; el Apocalipsis consta de 22 capitulos (y ya se sabe cómo acaba…); el alfabeto latino original tenía 23 letras; Shakespeare nació un 23 de abril y murió otro 23 de abril, a la edad de 46 años (46/2 = 23); se cree que César fue apuñalado 23 veces en su asesinato; el 23 de septiembre es el equinoxio de otoño; 2 y 3 son los primeros números primos de nuestro sistema matemático; y los templarios tuvieron 23 “Grandes Maestros”.

Entre las rebuscadas y un tanto absurdas: 2 dividido entre 3 es 0.666 (el número de la bestia para los católicos); Estados Unidos lanzó la bomba atómica de Hiroshima a las 8,15h y 8+15=23; Kurt Cobaine nació en 1967 y murió en 1994, y la  suma de los digitos de cada año tiene como resultado 23; los aterrizajes Apolo en la luna fueron dos, el Apolo 11 y el Apolo 12 (11+12=23); el primero fue en el Mar de la Tranquilidad, que está a 23.63 grados este, y el segundo en el Océano de las Tormentas, a 23.42 grados oeste; dicen que a los Beatles, la cara A de su primer ‘single’ les llevó 23 grabaciones antes de estar listo; la distancia del centro de Marte al centro de su luna más próxima es de 23.5 miles de kilómetros; el 23 de diciembre de 2012 es el día en el que los mayas creían que el mundo se iba a terminar (también 20 + 1 + 2 =23); el nombre del isótopo de uranio utilizado en las bombas atómicas es U23-5 (2+3=5); y el ‘Titanic’ se hundió el 15 de abril de 1912 (1+5+4+1+9+1+2=23).

Por cierto, si cuentas las sílabas del titular de esta entrada, ¿suman o no suman 23?

Anuncios