‘Cortos de Fondos’ 6/258

Allí escuché por primera vez la curiosa historia del hombre que nació sin clavículas, y que vive de rescatar niños atrapados en pozos angostos, a los que ni siquiera pueden acceder los bomberos. Vive con su mujer y su hermana ­–de hecho, son la misma persona– y no falta nunca a los oficios religiosos de cada festivo “de guardar”, ni a su cita con Izquierda Unida cada cuatro años. ¿Que por qué un individuo de esta calaña, católico a machamartillo pero capaz de vivir en incesto, y lo suficientemente generoso como para poner su vida en peligro por los demás, pero misántropo, por no decir asesino múltiple en potencia, vota a la izquierda? Reconozco que se trata de una buena pregunta.

Pero no hace falta una personalidad y unos hábitos de vida tan complejos como para que resulte paradójica una decisión de voto tan controvertida. Yo mismo, entre mis amigos, tengo casos que llenarían de alborozo a cualquier psiquiatra.

Anuncios