Ya lo dijo Don Hilarión

“Los tiempos adelantan que es una barbaridad”, exclamaba en una conocida zarzuela (cuyo título me da pereza buscar ahora en Google…) el personaje del título de esta entrada. Lo cierto es que a veces no cabe otra que descubrirse ante el cerebro de los ingenieros. ¿O no?

Anuncios