‘Cortos de Fondos’ 3/258

Mientras se afeitaba, el concejal de urbanismo ponía toda su atención en la firmeza de su maquinilla, de afiladas cuchillas, que abatía aquellos pelillos de su barba de un día, alineados como diminutos árboles de un frondoso bosque.

Pasada tras pasada, desde el nacimiento mismo de su barba, a la altura de la nuez, hasta la barbilla, y posteriormente a ambos lados de su rostro, iba abriendo claros en aquella selva a cuya defensa no salía ningún odioso ecologista…

Anuncios

Un pensamiento en “‘Cortos de Fondos’ 3/258

  1. Seguro que el gran Sigmund tendría algo que decir de nuestro concejal, quizá la sublimación a través de la higiene de su pulsión destructivo-lucrativa.
    Sí, yo también odio a los políticos. Sobre todo a los que ven en los bosques más de lo que veo yo.

Los comentarios están cerrados.